martes, 3 de febrero de 2015

Me vengo arriba, o "Es que me pierden los in crescendos"

Siempre he sido algo flipona, desde niña (estoy segura de que esto no os sorprende). En los viajes largos (pero largos, ¿os acordáis de esas carreteras nacionales, los atascazos...?), mis padres, en un intento desesperado de mantener el orden (y la cordura, imagino) nos dejaban elegir la música del coche (¡qué momentazo, amigos!). ¿Enrique y Ana? No. ¿Parchís? No. ¿Baby Boom 88? No. Yo lo que pedía, y pedía y pedía, era el Carmina Burana. ¡Ponme épica, dame emoción! Con 5 años. Brutal. Y así con todo. 

No lo puedo evitar, me pones un tema que tenga subidón emocional y lo doy todo, y encima me entran ganas de conquistar el mundo, aunque sea en chándal. Pero no me pasa sólo con la música, no: películas, anuncios, lo que sea. (Sí, soy de esas monguis que lloraron con el anuncio de la lotería de navidad de este año. Mátenme.)
Así que como hoy es un día un tanto anodino he pensado aportarle épica. Os dejo un listado "de subidones varios": vamos a venirnos arriba, hombre ya.

  1. Ya lo puse en un comentario en el blog de la enorme Batmami, pero es que es así: el momento "Armas de mujer". A ver, ¿quién no la ha visto y se ha puesto de inmediato a recortar revistas sacando ideas para liar la de "dios es business"? Y esa copla... Leeeeet, the river ruuuuuuun. Bueno, bueno, tocino de cielo en tu boca. Me hago una PYME mañana y te vendo la empresa pasado, por el doble de lo invertido. Y me cardo el pelo. Porque estoy forrá y me la pela tó.
    • Cénit total: Cuando Melanie (¿tía, qué ha pasado con Antonio?) le dice a Sigourney: "Saca tu puntiagudo culo de mi vista". Porque, aunque sepamos que en la vida real Sigourney se comería con papas a Melanie, aquí te entregas a la trama, y te alegras por la victoria de la joven inexperta (becarios power). Ganarle a la teniente Ripley es mucho.
  2. 100% subidón emocional, pero así como contenido, como que no se te puede notar, lo produce, sin duda, el Por qué te vas de Jeanette. Una canción "de echar de menos a alguien", intensamente. Vamos, es que lo oyes y añoras hasta al bedel del cole, y mira que era raro.
    • Tope de sentimiento: cuando dice "junto a la estación lloraré igual que un niño". Y lloras, ya ves si lloras. Y te vas a Atocha a despedir a desconocidos para vivir la letra.
  3. Muerte por amor: "Es que esto es el amor", así, explicao, pa ti, para que lo sepas, esa sensación la trasmite de morirse, "Olvídate de mí" (el filme, la pinícula). No digo más, porque esto sí que va en serio.  
    • Momento "pelos de punta", cuando suena el tema principal "Everybody's gotta learn sometimes", la versión de Beck. Que sí, que tú dirás que con lo soso que es Beck cómo va a dar subidón. Pues lo da. Los rancios también tienen sentimientos, y te los pegan.
  4. Como subidón culinario without parangón, claramente, el momento "tu abuela está haciendo magdalenas y te deja meter el dedo en la masa cruda". Tú, un bol, un dedo índice tieso acercándose lentamente a esa masa, ummmmmmm. El dolor de barriga de después merece la pena. Cada retortijón tripil lo vale. No pasa lo mismo con un plato de espinacas, seamos sinceros con nosotros mismos, de una vez por todas.
  5. KO por belleza artística: el Palacio Apostólico del Vaticano, y en concreto la Capilla Sixtina. El año antes de tener a Migordi decidimos hacer un viajito en coche por Italia, país del que somos fans. En general flipé con todo (de nuevo, porque de Italia no me canso), desde Pompeya a Siena, pero es que ya en el Vaticano... pasó algo, algo brutal: según íbamos avanzando, escultura tras escultura, habitación tras habitación, con esos frescos, los tapices... yo como que iba notando que se me aceleraba el corazón, que estaba nerviosa. Entonces, cuando entramos en la Capilla Sixtina, me vino el subidón y empecé a llorar como si no hubiera un mañana. Pero llorar. La gente me miraba convencida de que o bien Mimaromo me maltrataba, o bien que era la más fervorosa creyente que había en el lugar, teniendo un éxtasis místico a lo Santa Teresa. Pues ninguna de las dos: estaba viviendo en carnes propias un síndrome de Stendhal (a este señor también le pasó en Italia, y no me extraña). He de decir que fue una de las experiencias más intensas de mi vida, y que, lejos de pasarlo mal, lo viví como algo a disfrutar, saboreé la emoción (y los mocos, porque anda que no lloré). Al contárselo a mi padre, muerta de risa, me confesó que a él le había pasado lo mismo en una expo, lo que no recuerdo ahora es de quién. Por lo visto vengo de una familia sensibilísima. :)
  6. Paradise Circus, de Massive Attack. Porque te la pela de qué hable la letra. Tú lo oyes y se te caen dos lágrimas primero, y luego te notas un vernirse arriba corporal y mental, un karma fino,  como de que todo está arreglao en el mundo. No lo está, advierto, pero eso que te llevas. 
  7. De nuevo subidón artístico: "Young Girl Defending Herself Against Eros", de W. Bourguereau. A simple vista parece exactamente eso, que ella se está defendiendo, que lo aparta. Pero cuando te fijas bien compruebas que la chica en realidad está sonriendo... ¡Ay, picarona! Esto ejemplifica a la perfección, en muchos casos, la realidad, ¿no creéis? ¿Y acaso hay mayor subidón que la pasión y el amooooor contra el que no se puede luchar? 

    Girl defending herself against Eros

  8. Y cómo no, el que, para mí, ha sido el más épico de todos los tiempos... Sí, lo habéis adivinado: dar a luz a Migordi. Eso sí que es un crescendo, eso sí que es emoción. Aquí me váis a perdonar pero me voy a poner moñas perdida, porque es que es lo más de lo más. Estás agotada, sudada, enorme, asustada, dolorida, pero cuando te dicen ese "Venga, que ya está aquí", ay, aprietas que si te despistas mandas al niño directamente a casa a propulsión. "Cógelo tú", me dijeron, y agarré por primera vez en mi vida esos brazos que no eran míos, pero sí lo eran, y noté el calor de su cuerpo, y se meó encima de su puñetera madre, haciéndome la primera lluvia dorada de mi vida... pero ¿y qué? Había leído mucho sobre esa sensación como de que el tiempo se para cuando sucede un evento extraordinario (malo o bueno), y sabía qué química del cerebro estaba detrás en el momento del parto. Pero eso es como leer la receta de un plato cojonudo y ver la foto, ¡nada que ver con probarlo! Eso es épica, amigos, de la mejor.
Y lo dejo porque si no este blog que parecía ameno y divertido va a irse al garete. Al garete por amor. Calladme la boca, contadme, ¿con qué os da el subidón a vosotros? ¿Algún secreto vergonzoso? ¿Os pone flipones Ángela Lansbury en "Se ha escrito un crimen"? A mi sí. Ya os he dicho que siempre he sido una flipona... ;)

Besitos.

8 comentarios :

  1. Jajajajaj subidones máximos muchas cosas ;) confesables pues comerme un buen plato de pasta de Mr, don't stop me now de Queen, salir a correr ( el post, el antes es perezaca de la muerte) y tener un viaje en mente, eso me encanta! Por cierto que también adoro Italia pero no llore jajjaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombreeeee, Queen!!! Es que ellos son la reina madre de las épicas!!! Aquí entre nosotras te diré que una de las cosas que me arrobó de Mimaromo cuando nos conocimos es que un día en mi coche, en el MP3 saltó el Bohemian Rapsody, y sin decir nada nos marcamos una performance a lo Wayne's World total. Y claro, eso une.
      Mis padres, idols, tuvieron la suerte de verlos en DIRECTO... estando mi madre embarazada de nueve meses de mi hermano. Así hemos salido. :)

      Eliminar
  2. "Es como leer la receta de un plato cojonudo y ver la foto, ¡nada que ver con probarlo!". ¡Qué genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji, por eso tengo que hacer ya o ya la receta que pusiste de los solomillos! ;)

      Eliminar
  3. Jajaja, Armas de mujer, anda que no, clásico ochentero súper powerful donde los haya. Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Es de esas que como la pongan me la veo enterita! Antes era un guilty pleasure, pero ahora lo digo abiertamente! XD

      Eliminar
  4. xD Lo más de lo más. Estoy de acuerdo con la canción de la Frikeriza. Nadar a tope a mariposa... buaaaahhhh, hasta reventar! (snif, lo hecho de menos), o ese momento de estar tirado en el sofá, viendo la serie favorita o una peli de pm con el marido y comiendo algo con muchas calorías, brutal :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu plan de tv, maromo y calorías me parece simplemente maravilloso: una peli, palomitas, y un Mars, por porner un ejemplo de menú. XD

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...