miércoles, 22 de abril de 2015

Taza de madre, for you. Sorteo molón, oiga. (FINALIZADO)

Ha pasado. Ahora soy madre y hago cosas como celebrar el Día de la Madre. Ea, lo asumo y ya está. Es más, ¡voy hasta a disfrutarlo! Y con este espíritu moñas te cuento que...

Sorteo para celebrar el "Día de la Madre" (ole)

¿Pensabas que nunca dirías cosas como "Con la comida no se juega" o "Bébete el zumo que se le van las vitaminas"? ¡Ja! Mira que es difícil no repetir alguna de esas Frases de Madres que tanto odiábamos escuchamos cuando éramos peques, ¿eh? Ahora nosotras somos las madres y lo vamos a decir... por tradición, por haberlo oído tanto o porque estamos sufriendo la típica "posesión" de madre...

Pero no nos engañemos, en el fondo nos flipa decirlo una y otra vez, ahí, para que se note que somos madres tituladas en la escuela de la vida, y nos hacemos gracia al escucharnos decir esas perlas de la maternidad. Por eso, porque lo sabemos, y con motivo del Día de la Madre en Marujismo.com y Lapsicomami.com estamos de sorteo. ¿Y qué sorteamos? Pues 5 tazas (muy molonas, he de decir) con un dibu de aquí una servidora para que recuerdes cada mañana que no has podido librarte de una de esas cosas que te convierten en madre: sus frases. 

¿Cómo conseguir una de las 5 tazas que sorteamos?
1. Comenta en esta entrada contándonos cuál es esa frase de madre que te has sorprendido diciendo pese a que juraste que jamás saldría de tu boca. (Esto te ha pasado, no lo niegues)
2. No es obligatorio, pero nos encantaría que nos regalaras un "Me gusta" a nuestras páginas de Facebook (Lapsicomami y Marujismo) y si lo compartes entre tus amigos para que todo el mundo sepa que estamos de sorteo lloramos de felicidad. Lo haremos, de verdad.

Podréis participar desde el miércoles 22 de abril de 2015 hasta el domingo 26 de abril de 2015 a las 00.00 horas.

¿Cómo elegiremos a los ganadores? A través de la plataforma Sortea2 
¿Y cuándo y cómo sabrás si eres uno de los afortunados poseedores de la taza de madre más molona del planeta? El lunes 27 de abril de 2015 lo anunciaremos en las páginas de Facebook de Marujismo y Lapsicomami.

¡Qué fácil! ¿Os animáis a participar? Recordad que tenéis hasta el domingo 26 de abril para participar. Luego nos digáis que no os hemos avisado#PalabraDeMadre

martes, 21 de abril de 2015

10 tips para mejorar nuestra relación de pareja


Muchas de las parejas con hijos que acuden a mi consulta se quejan de lo mucho que ha cambiado su relación  desde que son padres. Esto parece lógico, y seguro que más de uno se siente identificado. Lo que quizá os sorprenda es que, en el fondo, las “demandas” de parejas con hijos y parejas sin hijos son similares: problemas de comunicación, poco tiempo de ocio compartido, descenso en la tasa de relaciones sexuales (o menor variación en las mismas), etc. La diferencia radica en que los primeros achacan estos cambios a la falta de tiempo, y los segundos al exceso de comodidad y a los cambios en el otro. ¿Qué os parece?  
Está claro que con hijos disponemos de menos tiempo (el mamoncete parece huir de nosotros), pero creedme, no hace falta disponer de horas y horas para fortalecer nuestra relación (hombre, si las tienes mejor que mejor, pero vamos a jugar a ser realistas). 


Hoy os cuento cositas que podemos hacer para mimar nuestra relación con poco más de diez minutos al día (y unas 3 horitas a la semana) Uooooh! 
1.    Good morning! – A mí me daban dos: Por la mañana, antes de salir pitando camino del atasco trabajo daros un besito de buenos días, y otro al despediros. Se tardan menos de 30 segundos en darse dos piquitos molones, y no me negaréis que mola más salir de casa “besado” que “simplemente estresado”. Si estáis picarones esos dos besos se pueden acompañar de una cachetada o tocada de nalga, y eso que te llevas.
2.   I love Smartphones: ¿Cuántos whatsapp escribes al día? ¿Cuántos tweets? ¿Cuántos e-mails? ¿Cuántas cartas? (esto suena a antiguo, pero se siguen usando, amigos) Muchos, ¿verdad? Y de todos éstos, ¿cuántos son de cariñitos para tu pareja? ¿Y cuántos para recordarle las tareas? Ay, ay, ay... Dedica 45 segundos al día para mandar uno o dos whatsapp tiernitos a tu chati. 45 segundos... Tardas más en hacer pis, y esto es mucho más bonito. Si no dispones ni de un segundo puedes hacer las dos cosas al mismo tiempo: whatsap-pis de amor!!!
3.    Quando arrivo a casa... Estás cansado, lo sabemos, ¿pero tanto cuesta decir “buenas tardes, darling”, y preguntar qué tal le ha ido el día? En dinero nada, y en tiempo no llega a 5 minutos el que ambos os contéis, por encima, la jornada. ¿Ventajas? Compartir nuestro día nos une, primero porque nos sentimos escuchados (aunque sean las mismas historias de la oficina de siempre o las cosas de casa y los peques) y por tanto apreciados, y segundo porque compartir información nos da vidilla parejil y más background: si nos limitamos a hablar de aquellas cosas que hacemos estando juntos estamos dejando de compartir muuuuchas cosas del día (recordad que separados pasamos la mayor parte del tiempo parejil). Como decía el programa: Queremos saber.
4.     ¡Pues anda que tú! A estas alturas de la película estoy convencida de que todos sabemos decir (y lo hacemos sin problemas) aquellas cosas que no nos gustan del otro, lo que queremos que cambie o haga, ¿verdad? Pero, ¿y lo bueno? ¿Le decimos al otro las cositas que hace "bien"? Pues eso, ya estás tardando en reforzar.
5.     Somos novioooos. Nunca pensé que citaría a Armando Manzanero, pero fíjate cómo son las cosas... Esta es la letra de “Somos Novios”, atentos: Somos novios pues los dos sentimos mutuo amor profundo y con eso ya ganamos lo mas grande de este mundo. Nos amamos, nos besamos como novios nos deseamos y hasta a veces sin motivos, sin razón nos enojamos. Somos novios mantenemos un cariño limpio y puro y como todos procuramos el momento mas oscuro. Para hablarnos, para darnos el mas dulce de los besos recordar de que color son los cerezos, sin hacer mas comentarios somos novios.” Bonico, ¿verdad? Cuando llevamos mucho tiempo juntos olvidamos lo que era ser novios: los nervios, las ganas de vernos, de contarnos, el interés que mostramos por el otro, los filtros positivos que ponemos, los esfuerzos que hacemos por estar juntos... Y es una pena. Así que vamos a intentar tener una cita de novios a la semana. Eh, eh! ¡No se me subleven! No estoy diciendo que todas las semanas os vayáis de picos pardos non stop, basta con comer juntos un día, pasear un ratito, estar en el sofá tranquilamente achuchados... Vamos, unas 2 horas a la semana para estar solos. ¿Me vais a decir que no es factible? DOS HORAS, de 168 que tiene la semana... Amos, hombre. ;)
6.     ¿Recordáis qué es lo que os enamoró del otro? ¿Qué es lo que os gusta de él/ella? Quizá no sean las mismas cosas, todos cambiamos, pero seguro seguro que hay al menos cinco cositas que te siguen enamorando. Díselas.
7.     El Equipo A. Amigos, sois pareja, no contrincantes en una guerra. Seguro que los dos estáis cansados, que habéis hecho muchas cosas a lo largo del día... Pero suele pasar que siempre nos parece que hemos hecho más que el otro, o que lo que nos tocaba a nosotros era más cansado, o más desagradecido. Nos sentimos entonces agraviados y terminamos por enfadarnos (a veces ya nos enfadamos nada más empezar, por aquello de llevar acumulado lo más grande...). La pareja se convierte entonces en otro campo de batalla más (además del trabajo, el bebé, la casa, la familia...). ¿Qué sentido tiene esto? La pareja ha de ser un refugio, “casa”, no “en tierra hostil”.  
8.     Comunicación: como decía más arriba la comunicación está en la base de muchos de los conflictos de pareja (y por otro lado es parte fundamental del éxito parejil). Ojito, porque el cómo decimos las cosas puede llevarnos desde a tener un encontronazo a conseguir lo que esperábamos, es así. Quiero hacer varios posts sobre comunicación parejil, así que no voy a entrar aquí en detalle, pero sí quería avanzar un punto importante: comunicarse bien no significa decirnos todo lo que se nos pasa por la cabeza, sin filtrar. Eso se llama "sincericidio", y no es práctico para ninguno de los dos. Intenta decir las cosas de la mejor manera posible, como te gustaría que te las dijeran a ti, vamos. Así, para empezar. ;)
9.     Estableciendo prioridades: Vuestro hijo es una prioridad, comer, trabajar, dormir (jejeje, qué bueno eso de dormir)... ¿Por qué permitir que nuestra relación deje de serlo? (y lo mismo con el sexo). Como hay confianza, como estamos "acomodados" con nuestra pareja, es de ahí de donde recortamos, es lo que siempre dejamos para el final (si queda tiempo). Tenemos que decidir activamente que el NOSOTROS es importante, y por tanto debemos dedicarnos a trabajar para que vaya canela. Hay cosas que podemos dejar de hacer, o que podemos hacer más tarde, pero nuestra relación no puede ser una de ellas... ¿estamos? Así que la próxima vez que tengas que elegir entre hacer dos cosas, piensa en vosotros.
10.  No hay que terminar todo lo que se empieza (en contra de lo que se cree): La pura realidad es que los días se pasan y no damos abasto. La verdad es que no siempre disponemos de un rato para hacer la caidita de Roma (aunque la caidita a veces puede durar 5 minutos de ná y molar, que tampoco hay que estar ahí todos los días seis horas dale que te pego para que mole -ahí lo dejo-). La cosa es que hay ocasiones en las que por mucho que nos organicemos ocurren imprevistos que nos dejan catacroquer. Bien, esto pasa, ya lo sabemos. Pero porque esto pase no tenemos que decirle bye bye al plassser, al amooor... Sólo tenemos que ser más picaruelos y sacar ventaja de un inconveniente. La sexualidad no es sólo coito, el deseo es muy importante, y es una etapa en sí misma, no un trámite. No me negaréis que se disfruta cuando uno anda con ganas y ve al otro y cree que puede... y... Pues eso, que no siempre que andemos rumbosos tenemos que acabar en la cama. Podemos divertirnos de otra manera (y guardar para la siguiente un bonus de cachondismo) ¿Cómo? Pues con un tocar por aquí furtivo, un enseñar un pechete por allá sin que se lo espere, un meter mano por debajo de la falda/pantalón y tocar... y luego dejarlo sin más... Vamos, lo que viene siendo calentar el horno pero sin intención de hacer pollo ni pizza ni nada, sólo por disfrutar del calorcito que da. Retomando la letra de mi amigo Armando: "procuramos el momento mas oscuro" Pues eso, vamos al lado oscuro, que se está calentito, jijiji.

Y vosotros, ¿qué hacéis para "estar bien" en pareja? ¿Hay algo que os guste especialmente? Ya me contaréis. ;)

jueves, 16 de abril de 2015

Superpoderes de madre (2) : "Fuerza suprema"

Hay quien sigue pensando que las mujeres somos más endebles, y me mata: una mujer que es capaz de sujetar con un sólo brazo a un retoño de 12 kilos, mientras con el otro te hace una vichyssoise con crujiente de jamón, es una heroína. Y es que lo es. A aquellos que no tenéis un hijo a mano, os reto a que intentéis siquiera andar veinte metros al tiempo que sostenéis dos packs de seis litros de leche (con calcio, que es buena para los huesos) sin acabar como una alcayata. Anda, probad, probad. ¡Me río yo de los marines americanos! Que pongan a una madre a entrenarlos, que se van a cagar.

El tema es que llevar a un niño en brazos no es sólo cargar con los X kilos que pese... no. Es que el "bulto" que has de transportar no para quieto. En otro post alguien comentó una maravillosa gracia de los peques: "el arqueo de espalda anulador de padres". Si llevas al retoño en brazos y el amigo decide hacerte la jugada maestra espaldil estás perdido, porque sólo puede haber dos finales (spoiler: tú no ganas en ninguno y te cabreas en los dos):

  1. Si sólo llevas al peque: tendrás que activar el modo progenitor ninja si quieres impedir que el melón de tu criatura acabe en el suelo (y por melón me refiero a su cabeza, no estoy diciendo que vuestro hijo sea un "niño melón" -¡Soy... soy un niño melón!-). El problema es que esto no siempre se consigue y en la mayoría de los casos implica una torsión y un jolgorio muscular que te deja catacroquer. 
  2. Si tienes la suerte de ir cargado con bolsas, o cosas varias, despídete de ellas: van a ir al suelo, te lo digo ya. ¿Cargar con una docena de huevos y un bebé? Tortilla on the floor (¿no se llama así una canción de Jennifer López? La haría después de tener a los gemelos, claramente).

Así que sí, uno de los superpoderes de las madres es la superfuerza (te gano a un pulso, Hulk, cuando quieras), pero... Ay, es que hay un "pero" sorprendente: somos capaces de, como digo, cargar con un peque con una sola mano durante horas, podemos llevarlo a pulso (porque creímos que iría andando o en el carro del súper) mientras hacemos la compra de la semana, coger las bolsas, parar en la farmacia y comprar condones suero para el peque y andar el kilómetro que hay hasta casa... Podemos hacer todo eso, pero el puñetero bote de mayonesa sigue teniendo que abrirlo otro. ¡Maldita superfuerza absurda!


Y no me digáis que dándole unos toquecitos en la tapa se abre, que eso ya lo sé yo, pero lo bonito, lo mágico, el sueño, es cogerlo del estante y ¡zas! girarlo y abrirlo sin que el pobre bote tenga tiempo de darse cuenta de lo que está pasando. Ay, amigos, eso es poesía. 

Besitos de madre forzuda (según pa qué)

miércoles, 8 de abril de 2015

5 cosas que vas a hacer (y no te imaginas) al ser madre/padre

Casi todas las personas que conozco (entre ellas yo misma, que soy una persona a la que también conozco) desde el mismo instante (si no antes) de saber que "estamos embarazados" empezamos a leer cosas sobre el preñao, el parto, el después del parto, etc. Libros, blogs, revistas, lo que sea: cuando estamos esperando un retoño el cague es grande, y la información parece que aplaca las ansias (otra cosa es que lo que leamos sea el horror y haga más mal que bien, pero ése es otro tema).

La cuestión es que información hay por un tubo, la que quieras, de la etapa que quieras... Pero hay cosas que nadie te dice y que debes saber, cosas que harás y que no te imaginas:
  • A un bebé pequeño se le cambia de pañal unas 10 veces al día (depende del bebé, pero pongamos esa redonda cifra como media) hasta cumplir los, veamos, 6 meses (por ejemplo): esto hace un total de 1800 cambios de pañal. Luego es verdad que llega un momento en el que requieren menos cambios... pongamos que se reducen a 5-6 al día, hasta que dejan el pañal. Así a ojo, digamos que son unos 3200 cambios de pañal. TOTAL: 5000 veces que vas a tener que quitarle el body, pasarle toallita... En sí misma ya es una cifra para flipar, pero no era eso lo que quería resaltar: lo que vengo a decirte en este punto, amigo, es que, tirando por lo bajo, tu dedito índice va a tocar un ojete ajeno mínimo 3000 o 4000 veces en dos años y pico. ¿Alguna vez pensaste en ello? Ojetes, pequeños pero ojetes. Así que la "tocada masiva de ojete ajeno" es una de esas cosas en las que no caemos, pero que harás. Que lo sepas. 
  • Siguiendo un poco con el tema: Oler, observar, analizar, hablar de ello, y sentir emociones, por los pestiños/plastas/mojones de tu retoño. La caca de los bebés se convierte en un trending topic del hogar. Hablamos de ello en directo, por teléfono, whatsapp o mediante señales de humo si hiciera falta.
    • Color mojonero: del ocre al verde, como la paleta de Van Gogh en Los Girasoles pero en formato pañal (nota: si está verde y es lactante, ojito, eso sucede porque está tomando más leche de la "primera" del pechete, y no de la del fondo de tu tetada, y hay que solucionarlo dejándole que apure y te deje seca, jijiji). Pues eso, toda una gama cromática para volvernos locos de atar: "Oye, que hoy está más oscura", "Más oscura, ¿cómo?", "Pues tipo mostaza de Dijon". Te conviertes en un experto en la escala cromática. 
Aprovecho para decir que un "Pantonera de mojones" sería muy útil para todo padre reciente y nos ahorraría muchos quebraderos de cabeza: 
Si tenemos un kk-462 todo está bien. Pero el kk-209 requiere vigilancia, por ejemplo.


    • Densidad: si está muy líquido, mal, si está muy sólido mal también porque le cuesta soltarlo... A priori parece sencillo discriminar la densidad de la cacota, ¡pero no! Cuando ésta ha caído en un pañal muuuy absorbente cambia, y ahora averigua tú su estado. Es entonces cuando (y esto es algo que me maravilla del ser humano), decidimos acercar nuestra cara al pañal, convencidos de que a menor distancia mojón-ocular mejor. ¿Alguna vez pensaste que ibas a aproximar, voluntariamente, un montoncito de caca humana a tu cara? No, ¿verdad? Pues esto es la maternidad/paternidad. Bienvenido/a.
    • Ilusión: Jamás dirías que un pedazo de mierdecita te podría hacer feliz, ¿verdad? Pues sí, cuando eres madre/padre cada vez que el retoño jiña a ti te inunda el regocijo más absoluto. Y ya si es grande y portentosa es que te da hasta orgullo. Orgullo de mierda, claro. Pa lo que hemos quedao. Ahora ya no podrás decir que tu sueldo es una mierda, porque la mierda es algo que te hace feliz. Ole.
  • Convertirte en Vito Corleone: puede que antes de la paternidad fueras más o menos "trapichero/a", puede que alguna vez consiguieras algo "de aquella manera", pero ya es que cuando tienes un retoño esto alcanza niveles peliculeros. Que el niño se pone malo y te han dado cita para el especialista en dos semanas... pues tú mueves Roma con Santiago, tiras de contactos (y de chantaje y amenazas si fuera necesario) y al final consigues que le vean mañana. Que ese niño del parque, mayor que los demás, acapara el columpio y no deja subirse a los peques, pues vas y tienes una charla con él, en plan amistoso, guay, pero dejándole claro que o se baja o su moto...*(nota). Los padres queremos lo mejor para nuestros hijos, y bajo esta motivación nos venimos arriba y hacemos locuras cosas maravillosas.
  • Sufrir una posesión: Llevas toda tu vida pensando que tus padres, a los que amas, a veces tienen unas cosas... son exagerados, pesados insistentes, temerosos en situaciones absurdas, esas cosas. Así que cuando te conviertes en progenitor te crees que eso no te pasará, porque no quieres que te pase. Pero he aquí que un día, a la hora de comer, por ejemplo, tu querido hijo, la carne de tu carne, se pone a hacer el monguer con la menestra... y entonces sucede, tu madre/padre entra en tu cuerpo, te posee su espíritu y te oyes a ti mismo diciendo eso de "Niño, ¡con la comida no se juega, colega!" (añades el "colega" para parecer más guay y contemporáneo, pero sabes que no, ya es tarde para ti). Este hecho se repite en otros ámbitos como la ropa o el dormir la siesta. Acojonante. Iker, hazte cargo de esto y dedícanos un programa. (Nota: en el blog "Marujismo" hay una maravillosa sección llamada "Palabra de Madre" en la que podrás encontrar toda una gama de frases que seguro ya has dicho, o que dirás... porque al final lo dirás)
  • Ser absurda y absolutamente feliz pese al cansancio, al sueño, al cabreo, al estrés, al no tener tiempo ni de mear... pese a todo, le verás sonreír y se te hará el culo Pepsi Cola (light, eso sí, porque la normal lleva mucho azúcar). Jamás pensaste que en unas condiciones tan lamentables, que con esos pelos, que lleno de manchas y a punto del coma, podrías ser tan tan tan feliz. Y eso pasa. Y es brutal.
*(Nota): Esto lo he visto en el parque. También he visto otras cosas. Los parques dan miedo. Los padres a veces también damos miedito.

Besitos de madre escatológica
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...