viernes, 16 de octubre de 2015

El cambio de armarios

He llegado a la conclusión de que el mejor antídoto para el síndrome de Diógenes es quedarte embarazada y ser madre/padre. Y ahora voy y lo explico.

No sé vosotros, pero yo he sido de esas que se encariñaba con las cosas: esa camiseta que te pusiste aquel día en el que Pepito te dió ese morreo beso, este papel arrugao de la facultad en el que tu amiga Noelia te dibujó una ovejita... ¿Cómo vas a tirar esas cosas? ¡¡¡Esas cosas son amor!!!
Esas cosas son amor... pero... 
He empezado diciendo "YO HE SIDO". ¿Por qué? Porque ya no. Ahora lo quiero TODO fuera de mi casa. El amor está en mi mente, no en esa camiseta, ni en esos pantalones que no me pongo desde el 98 (y que, asumámoslo, no se van a volver a llevar, por mucho que Inditex diga que han vuelto los 90, amén de que no me entran ni de coña). Y... ¿a qué se debe este cambio? Pues a que con sólo dos años de edad un bebé puede acumular más cosas que tú en 35: Carrito (y sillita ligera, si nos ponemos guays), bañerita, juguetes, ropa que ya le está pequeña (pero que no quieres tirar por si..., eso), ropa de ahora, hamaca, correpasillos, pizarrita... ¡Millones de cosas! Y los pisos miden lo que miden.
Así que llega un momento en que tienes que elegir entre dormir en vertical en el balcón o empezar a deshacerte de cosas. Duele, pero sólo al principio, luego es... ¡maravillosamente liberador! 
¿Y sabéis por qué me ha dado por pensar en estas cosas? Porque...


Contadme, ¿cómo lo hacéis vosotros con tanto trasto? ¿Y la ropa pequeña? ¿Odiáis hacer el cambio de armarios? Yo sí. Pero este año ya lo he hecho (por primera vez en la historia). 

Besos de madre en busca de espacio.

27 comentarios :

  1. jajajajajaja... Me siento 100% identificada contigo. Aquí el problema es que somos 2 con ese amor por las cosas, pero ya he llegado a mi limite y emulando a mi madre me ha entrado la neura de: "estos trastos hay que tirarlos pero ya!". Es que no cabemos, en serio. He tirado como cinco bolsas de ropa acumulada desde los 90 y que no me iba a poner, por mucho que volviera la moda, ya no se andar con un pantalón de pata de elefante sin pegarme una leche descomunal.
    Lo mas importante es que las cosas son solo cosas y en el fondo es una gran lección de vida aprender a desprenderse de ellas. O eso o tienes el dinero suficiente como para tener una casa de doce dormitorios con sus correspondientes armarios. Dos opciones tenemos. Y aun así nos faltaría espacio! jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Efectivamente, yo creo que si tuviéramos una casa de 600 metros cuadrados, con dos -o tres- trasteros, ¡también nos faltaría espacio! Aunque no me importaría (siempre y cuando no tuviera que limpiarla yo, porque es con nuestro pisito y ya nos va larga la cosa...).
      He visto en tiendas pantalones de pata de elefante... Ya están aquíiiii! XD

      Eliminar
  2. Pues imagina con tres, clasifica lo que puede ser heredado, lo inservible y lo que ya no hay heredero pero es aprovechable y das. Tiemblo de pensarlo. Todavía hace calor por aquí puedo dejarlo una semana más ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo ni imaginármelo, de verdad, lo intento... pero se me va la olla, jajajaja. ¿Cómo lo haces? ¿Cómo? ;)
      He tardado en contestar un pelín... así que imagino que esa "semana más" ya habrá pasado... ¿Fue duro? Jijiji
      Un besote, Mariló!

      Eliminar
  3. Yo no me apaño. Yo tengo un problemón, porque soy Diógenes reencarnado. Soy incapaz de tirar nada! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que mira que cuesta... A mi me pasaba, ya te digo, porque es verdad que te encariñas con las cosas (porque tienen un poder evocador, o por lo que sea!). Pero los metros del piso dan para lo que dan, y acaba siendo más fuerte la sensación de "no cabemos" que el amor por los objetos XD

      Eliminar
  4. Yo no hago cambio de armario como tal. Reorganizo ropa en orden de ganas de ponérmela. Pero es un rollo, siempre hay cosas q hace mil q no te pones peeero que pena tirarlo... De los peques lo peor es ver dónde guardar lo q no le vale, como dices por si....eso,jaja besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pffff, el "por si..." tiene la culpa de que hagamos lo que hagamos, no quepamos en casa! El otro día trincamos a unos amigos que van a tener un baby y le largamos (prestamos) unas cuantas cosas. Sabemos que las cuidarán, y nos ha venido de perlas: más sitio en casa, y las podemos recuperar en caso de que... Eso. ;)

      Eliminar
  5. Yo soy más okupa que Diógenes porque tiro de trastero de abuelos. Es que es del tamaño de mi casa casi, hay que amortizarlo. Juas, juas. Pero solo estoy metiendo lo del peque; lo mío que tengo allí lo voy tirando.
    Con respecto al perezón infernal del cambio de ropa, te invito a mi casa ya que ya tienes más experiencia que yo este año. 😜😜 Nos lo hemos propuesto para este finde pero no creo que pasemos de subir las cajas que quedarán dos semanas, o más, medio abiertas mientras vamos cogiendo cosas para sobrevivir. Lo peor, que no sé si me entrarán muchas cosas... 😓😓
    Tirar es un placer, como dices, superada la ñoñería inicial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La okupación es necesaria. En casa de mis padres tengo cosas mías de la juventud (apuntes, moñadas, etc.) y ahora también cosas del peque. Lo siento, su casa es más grande que la mía. XD
      PD: Te quedas en la gloria cuando haces sitio. Es así.

      Eliminar
  6. Jajajaja ya ves!!! Yo tengo un piso de mi suegra que hace las veces de cueva Diógenes... Pero cada dos semanas estoy tirando trastos y cosas... Y sólo tiene un año y es uno!!! Cúndo pase el tiempo veremos a ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que digo yo: ¡si sólo tengo uno! Cuando tiene dos, o tres... ¿cómo se hace? XD
      ¡Muchas gracias por pasarte y comentar! ;)

      Eliminar
  7. Jajajaja ya ves!!! Yo tengo un piso de mi suegra que hace las veces de cueva Diógenes... Pero cada dos semanas estoy tirando trastos y cosas... Y sólo tiene un año y es uno!!! Cúndo pase el tiempo veremos a ver.

    ResponderEliminar
  8. A mi me encanta guardar, por si... por si... Bueno ya tu sabes!! Pero mi maridín le encanta tirar, mira si tira cosas que una vez tiró las ruedas del carrito y tuvimos que comprar uno de segunda mano para aprovechar el capazo y de más complementos. Así que si buscas algo más de dos estará ya en el basurero :o
    Muy buen post, me he reido mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Nooooooooo, las ruedaaaas!! ¿Pero cómo pasó eso? jajajaja
      (¡Muchas gracias, María José! Muuuuacas)

      Eliminar
  9. Lo de Paula lo doy todo todo. Este año me toca a mi donar/vender/tirar el cambio de talla de queda y la ropa que no me va bien se va. Con mi marido es más complicado, le cuesta tirar camisetas tiesas que siguen oliendo a sudor aunque las laves únicamente en suavizante, así que las tiro yo....Somos tres en 70 metros y hay que poder moverse.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajja, me meo con las camisetas tiesas, jajajaja (es que es así). ¡Qué arte tienes!

      Eliminar
  10. A mi esto me pasó ya en el embarazo... Si te digo que antes de saber que estaba embarazada, pero ya estando "germinada", me mudé de casa e hice limpieza. Cuando supe que estaba embarazada ya un fue un no parar de tirar de todo y maldecir por haber tenido que traer un montón de cosas inservibles a la casa nueva... Si lo llego a saber antes cojo cuatro bragas, me voy y le dejo la casa puesta a la ex casera... Tal cual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, cuatro bragas es todo lo que un ser humano necesita jajajajaja
      En el embarazo es mortal el momento "nido"... pero viene fenomenal, claro. ;)
      Un besote!

      Eliminar
  11. Yo el cambio de armarios cada vez lo llevo peor. Eso sí, a la vuelta de vacaciones nos propusimos hacer mega limpieza de la casa y tirar, tirar, tirar. Tiramos muchísimo, no sé decir cuánto, pero fácil salieron 70 bolsas de cosas. Yo estaba feliz y liviana. Bueno pues ya no se nota, ¿te lo puedes creer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves que si me lo puedo creer. No sé qué propiedad física hace que las cosas se expandan.. Yo pensaba que era sólo el Universo el que lo hacía. Pues no. :)

      Eliminar
  12. Lo confieso: jamás de los jamases he hecho un cambio de armario por la sencilla razón de que ¿dónde se mete la ropa que no está en el armario? Yo la tengo todo ahí, será porque en Galicia no hay mucha diferencia entre la moda de verano y la de invierno pero en Sevilla tampoco me pasó este fenómeno.
    Yo aprovecho las mudanzas para tirar cosas, cada vez me mudo más ligerita jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja en mi caso pasa de la parte baja del armario (donde está a la vista) al altillo (o a donde quepa, en bolsas o cajas).
      Las mudanzas son estupendas para deshacerse de cosas (voluntaria o involuntariamente, porque yo he perdido cosas sin querer... aunque mira, mejor, jajaja)

      Eliminar
  13. De las cosas que más odio en esta vida, y desde que tengo hijos, más. Mi sueño es tener un vestidor enorme en el que pueda colocar la ropa por temporada y por colores, sería fantástico, no tener que volver a hacer cambio de armario en la vida ¡¡un sueño!!
    Este fin de semana he hecho el cambio de armario y he juntado un saco de ropa para donar, en serio¡¡un saco!! Todo fuera. Si no me lo he puesto los dos últimos años, no me lo voy a volver a poner.
    Sólo tengo un problema, encontrar dónde donarlo. Sí, aunque no te lo creas, por aquí no es tan fácil. En ONG tipo Cáritas están hasta arriba y no tienen dónde almacenarla, en las calles hay contenedores de ropa usada, pero los dueños de éstos comercian con ésta, y no me da la gana, y no conozco a nadie a quien le venga bien. Sigo investigando, a ver si encuentro algún sitio donde llevarla.
    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero ese vestidor que describes... Lo quiero. Ya.
      Si te digo la verdad, a mi tampoco me encantan los contenedores de la calle... Si encuentras algún sitio guays para donar ropa, porfa, avísame, ¿ok? ;)

      Eliminar
  14. Odio los cambios de armario pero tampoco tengo tanta cosa. Me jode por los nenes que la ropa se queda peque en nada y clasificarla para guardar, dar, vender es un show! Pero este año te juro que me pasé una semana con todos los armarios! Aquí cada tres meses tiramos xq sino no entramos en el piso! Besotes reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es un coñazo!
      Los pisos es lo que tienen... hay que tirar/donar cosas, por supervivencia. Y mira, casi mejor, porque total, ¿para qué queremos tanto trasto? (frase de madre a tope, jajajja)
      Besote, hermosa!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...