miércoles, 27 de enero de 2016

Carnaval de madre: Las Fases

Aunque todavía estés con el polvorón en la boca (o peor, ya en el culo... porque aún no has empezado a hacer ejercicio, aunque era uno de tus propósitos de año nuevo), te voy a decir una cosa: El carnaval ya está aquí. ¿Cómo te has quedao? Yo loca perdida. Hace un par de días nos dejaron una nota en el casillero de los peques con el programa para este año (han hecho bien en darnos a los padres copia impresa del asunto, porque ya sabemos lo que pasó en el anterior... ejem), y casi me da algo al pensar que, otra vez, hay que preparar disfraz. ¡Esto es un no parar de crear!

Evidentemente lo primero que pensé es "Bah, lo hago yo, con primor y amor, que para eso soy madre y domino el fieltro nivel pro", pero luego me paré a reflexionar... Bueno, más que a reflexionar lo que hice fue acordarme del sueño que tenía el día de la fiesta de Halloween por haberme acostado a las dos para poder terminar el dichoso disfraz. "No, en carnaval no me pasa esto otra vez, pensé entonces". Ya, yo también sabía que era mentira. 

Si es que no aprendemos, no hay manera... suceda lo que suceda, al final acabamos pasando por las mismas fases a la hora de tener que disfrazar (obligatoriamente*) a nuestros retoños: 

*porque si es para hacer el chorra no tardamos ni dos minutos en ponerles una bufanda en la cabeza y nuestras gafas de sol y voilá, eso es comedia. 

FASES DISFRACILES: 
  • FASE 1: OPTIMISMO. Este año no me pilla el toro. Voy a tener el disfraz listo a mediados de enero. 
  • FASE 2: MOTIVACIÓN (REGULAR DE POTENTE). Le voy a hacer un disfraz que va a ser la pera, como lo voy a hacer con tiempo... Voy a mirar en internet ideas... Lo voy va a petar. Bueno, luego me pongo, cuando termine de...
  • FASE 3: GOLPE DE REALIDAD. Quedan dos días para la fiesta de carnaval. El número total de disfraces que ya tienes listos asciende a la escandalosa cifra de CERO.
  • FASE 4: SHOCK. La fiesta es mañana. Realidad 1: Mamá 0
  • FASE 5: PÁNICO DEL ÚLTIMO MINUTO. Buscas en los cajones del armario más recóndito de tu hogar a ver si queda fieltro de otras ocasiones en las que también te ha pillado el toro has hecho cosas de este tipo. A las tres de la mañana terminas lo que para tí es un disfraz, pero que en algunas culturas denominan "Motivo de trauma infantil". 
  • FASE 6: EL REMATE. Llegas a la fiesta y al decir, tú y tus ojeras, que el disfraz lo has hecho con tus propias manitas, y que has tardado más que en terminar una tesis doctoral, otra mami te dice que es genial, que qué maravilla, que le encanta, que cómo lo haces, que de dónde sacas tiempo... que ella lo ha comprado en los chinos de debajo de su casa y le ha costado 6 euros. Caes fulminada.
  • FASE 7: LA PROMESA. En la próxima fiesta de disfraces no te vuelve a pasar esto. Lo vas a preparar con tiempo y amor y primor, vas a hacerle un disfraz que sea la pera... Y así, se cierra el círculo vicioso del disfraz infantil, porque tú sabes,porque todos lo sabemos, que irás de cabeza a la FASE 1, y luego a la 2, en un bucle sin fin.
Este año nos ha tocado temática de circo. Es la semana que viene. El día de antes os contaré qué tal llevamos el disfraz. Jajajaja. Me río de los nervios. Y no, no lo voy a comprar en el chino. Se lo voy a hacer yo... porque el cerebro de una madre es así de cachondo, qué os voy a contar que no sepáis.



Besos de madre abarruntando la tormenta. 

jueves, 14 de enero de 2016

De rebajas

Los seres humanos tendemos a amar la ganga, el ahorro, el chollo. Buscar la oferta nos encanta, y más cuando eres madre, momento en el que te conviertes en profesional del tema (por necesidad, vaya).

¡Ay, qué gusta a una mami una etiqueta roja! Y ya si trae dibujado el símbolo del porcentaje, bueno, bueno, se lanza una a por ello como una fiera ibérica. Las madres somos capaces de distinguir las palabras "Rebajas" y "Oferta" a kilómetros de distancia: puedes ir paseando, charlando y atendiendo al peque, que como haya un cartel con ellas cerca (pongamos... en un radio de hasta 2500 metros, que es lo que alcanza la súper visión maternal), lo ves... y vas a "oler", claro. Porque si algo conlleva inherentemente la maternidad es un máster en economía (y en tentación, también os lo digo).

Es curioso, que te digan que esa prenda que llevas tú (o tu peque) es muy bonita, o que te queda genial, activa un resorte que tenemos instalado no sé dónde, que hace que por nuestra boca salga, inmediatamente, la siguiente frase: "Pues me costó ná, siete euros, porque pillé una oferta..." (decir el precio de las cosas es muy, muy de madre). Pronunciar estas palabras y sentir una ola de satisfacción y orgullo supremos es todo uno. Pero esto no es nuevo, estoy segura de que ya les sucedía a nuestros ancestros, esto viene de cuando vivíamos en las cavernas por lo menos: 
  • Ay, Cronk (los nombres en aquella época eran así) qué mona tu piel, te hace más peluda (los pelos eran un valor en alza por entonces)
  • ¿Si? Pues no me costó nada, me la encontré tirada al lado de un montón de hojas allí cerca del valle de los mamuts.  
Y eso se quedó en nuestros genes, el subidón por haber conseguido algo molón sin morir en el intento. ¡Bravo!

Lo que pasa es que no siempre encontramos exactamente lo que esperábamos en las rebajas. Y no, no lo digo porque la calidad de las prendas sea menor (sí, el toooooongo rebajil existe), sino porque también inherente a esto de ser madre, está un síndrome curiosísimo: el "Todoparaminiño crónico". No importa que necesites unos vaqueros como el comer (porque no entras en los que tienes), no importa que tu armario esté tan desfasado que al abrirlo suene el "Wannabe" de las Spice Girls... No importa nada: cuando eres mami y vas de compras, sí o sí acabarás con cosas para tu peque (que no le falte de ná a mi niño, que no, que no).

¿Tú también eres víctima del "todoparaminiño crónico"?  ¿Has entrado alguna vez en una tienda a comprarte algo y has conseguido salir de ella sin una camiseta, aunque sea, para tu peque? Es muy difícil.

Besitos de madre amante de las ofertas

domingo, 3 de enero de 2016

De nominaciones y accidentes tecnológicos

¡Hola, amiguitos!

2015 ha sido para mi un año brutal, maravilloso, canela fina... pero terminó, tecnológicamente hablando, como el culo: mi querido, amado, necesario y primoroso ordenador, ése con el que trabajo, con el que hago los dibus y en el que tenía "mi vida entera", decidió explotar un poco al enchufarlo en casa de mis padres hace unos días. Es una pena que no me hicieran una foto en el momento, porque me gustaría haberme visto la cara (drama en estado puro). Como en el pueblito donde viven mis padres no había técnico de Mac tuve que esperar a volver a Madrid para llevarlo al "médico"... Tras el subidón inicial fruto de un "Tiene arreglo, no te preocupes", vino el bajón: tiene arreglo, pero te va a costar un huevo de pato dorado y el cuerno de un unicornio blanco. Genial. Total, que aquí estoy, con un portátil viejales (que iba a ser jubilado por sus majestades los Reyes Magos) esperando un milagro navideño. Yupi!!!! 

Pero como no todo es malo en esta vida, también terminé el año con una alegría: estoy nominada a los premios Madresfera 2015 en la categoría de Humor. ¡Ole y ole! Mientras soluciono esto de tener herramienta de trabajo para poder dibujar, pues mira, os pido el favorcini de ayudarme con el premio bloguero. ¿Me votas, morena? ¿Y tú, rubia? ;)

http://www.concursismo.com/rankings/madresfera/vota/vota.php?url_id=189&cat=7
(Si pinchas en la imagen te llevará a la página para la votación)


(Aunque ya lo pone en el dibu, vuelvo a explicar los pasos para votar, ahí, en modo madre didáctica) Para votar, sólo tienes que clickar en el enlace que te dejo aquí abajo e introducir los datos que te piden. Una vez hecho eso, te enviarán un email (que puede que esté en la carpeta de SPAM, tenlo en cuenta) para que confirmes tu voto. Esta parte es fundamental, porque si no el voto no será válido. ¡Y ya está! 


Es muy difícil, hay blogs que son la pera limonera en esta categoría (con muchos más seguridores, más conocidos...), pero oye, a mi me ha hecho mucha ilusión todo esto, y por intentarlo no pierdo nada, ¿tú que dices? 

¡Muchas gracias, primores! 

Pues eso os cuento... A ver si soluciono el tema porque tengo miles de cosas que quiero hacer por aquí, como por ejemplo celebrar bien celebrado el primer aniversario del blog, los 3000 seguidores en Facebook (¡qué locura!), los más de 2000 en IG (en serio, estoy que no me lo puedo creer)... ¡es que es para celebrarlo! Así que en cuanto pueda, algo tengo en mente para daros las gracias por estar al otro lado, jijiji. 

Un besote de madre desenchufada forzosamente



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...