lunes, 15 de febrero de 2016

Cerebro de madre: 5 cosas que no harás a la primera

Hay cosas que cuando no eres mami se hacen del tirón, a la primera, sin problema alguno. Pero con el sueño y el cansancio, nuestro pobre cerebro de madre se hace la picha un lío, y al final esas cosas que a priori se pueden realizar con un sólo gesto, acaban necesitando dos o tres (o doscientos) intentos (depende del día). Vamos con 5 cosas que una madre no logra hacer a la primera, casi nunca:
  • Calentar café en el microondas: Tú metes el café en el micro, le pones el tiempo, le das al botoncico y aquello empieza a girar como si no hubiera un mañana. En ese mismo instante, tu peque se hace caca/llora/tira algo/te llama/todo a la vez, así que vas a atenderle rauda y veloz. El café se queda en el micro, triste y solo. Media hora después te acuerdas de que lo tenías calentándose, y compruebas, con pesar, que ya está helado de nuevo. Le vuelves a dar al microondas, un minuto, ahí, que se caliente bien. Pero un minuto en la vida de una madre es mucho, y algo vuelve a suceder. Olvidarlo, acordarte, calentarlo, volver a olvidarlo, volver a calentarlo... es el ciclo clásico del café de madre. Con suerte, te lo terminas bebiendo a las 12. Y sabe raro. 
  • La lavadora: Una madre no pone la lavadora una vez, no, no, no, no, eso sería lo fácil y lo bonito. Una madre la pone, se le olvida que la ha puesto y cinco horas después tiene que volver a hacerlo porque la ropa, que lleva ahí encerrada y húmeda tanto tiempo, huele a gimnasio de instituto. Que levante la mano la que no haya tenido que repetir una lavadora porque se le ha olvidado completamente que estaba ahí. ¿Nadie? Jijiji
  • Hacer compra: "No, si voy a por cuatro cosas, no hace falta que las apunte que yo me acuerdo". Ya. Se corta la imagen y se ve a una madre en un supermercado, petrificada en el pasillo de las conservas, con la mirada perdida intentando recordar qué leñes era lo que tenía que comprar. Por supuesto al llegar a casa descubrirá que lo que faltaba, y era urgente urgente, es papel higiénico. Hala, toallitas para todos (que afortunadamente sí que quedaban en casa), o servilletas (de papel), que tú y yo sabemos que son "el papel higiénico de emergencia".
  • Lectura. Sucede un milagro y resulta que puedes sentarte dos minutos a leer un poco. Abres el libro, toses por el polvo acumulado en la portada, y empiezas. Cuando acabas el primer párrafo, te das cuenta de que no te has enterado un carajete de lo que cuenta. Tres lecturas más tarde, si es que tienes la suerte de poder hacerlo, por fin lo pillas. Pa lo que hemos quedao.
    • Nota. Sí que hay algo que somos capaces de leer de principio a fin del tirón (y comprendiéndolo): los prospectos. Como literatura dejan mucho que desear, pero es bonito enterarte y que la especie humana sobreviva. 
  • Hablar con otro ser humano (adulto) y enterarte: Estás frita por tener una conversación de adultos en la que Peppa Pig, Dora o La puñetera Patrulla Canina, no estén presentes. Un día se da el caso de que tienes a un adulto delante, dispuesto a tener un rato de charla (una amiga, por ejemplo). Empieza a hablar (tú lo estás disfrutando) y entonces, diez segundos más tarde, te das cuenta de que se te ha ido la olla y has desconectado.¿De qué me está hablando?
    • Aquí es cuando, en un movimiento psiconinja, intentas leer la cara de tu interlocutor en busca de signos que te indiquen si lo que está contando es positivo o negativo, para poder asentir o negar con la cabeza, y que parezca que te estás enterando de lo que te dice. Magia de madre. 
    • Hay veces en las que, aunque estabas deseando estar entre adultos, la verdad es que esa desconexión cerebral de la conversación se produce porque... ¡te importa un bledo de lo que hablan! Se ha dado el caso. 
Esto pasa. Y cuando pasa, piensas que tienes mucho sueño y que es por eso. Entonces te preparas un café, a ver si te despejas, le pones leche, lo metes en el micro... y allí se queda hasta las cinco de la tarde, siendo calentado y enfriándose en un ciclo sin fin, porque una madre no se toma el café a la primera... nunca

Besitos de madre en modo repeat.

51 comentarios :

  1. Ni el café ni las tostadas.
    No hay cosa que más odie es comerme las tostadas frías o el muesli reblandecido. Y eso que intento ponerme el desayuno una vez se lo he puesto a la peque, pues ni así. Lo único que me funciona, y no siempre, es madrugar mas que ella. Levantarse a las seis para poder desayunar tranquila es la única solución que he encontrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaahhh, toda la razón, me mata también lo de las tostadas (frías o churruscadas, porque mi tostador -el mamoncete- no salta, y como no estés antenta te salen dos trocitos de carbón).
      Lo de levantarse antes que ellos lo llevo pensando un tiempo... pero si te soy sincera, no lo consigo nunca, jajaja

      Eliminar
  2. jajajajajajaja. Cuanta verdad junta. Menos lo del café que no lo bebo por las mañanas y además por suerte, o por desgracia, me levanto sola mientras la peque aún duerme.
    Pero lo de las lavadoras... aixxx, cuantas veces me habrá pasado. Y sí, yo hago lista, he aprendido que si no, seguro, seguro, segurísimo que falta algo y siempre lo más importante o algo de la cena de mi marido que me había pedido expreso.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo lo haces para levantarte antes que la peque? Dímelo, porque yo no puedo!!! (en mi defensa diré que soy ave nocturna, y que me dan las mil con curro o con blog o con lo que sea, jejeje).

      Eliminar
  3. Como en Suiza las lavadoras son compartidas y sueles tener solo un día para lavar... no me pasa mucho y para acordarme de bajar por la ropa o a poner otra... nada como el temporizador del móvil...
    La compra... un constante si no llevo la lista...
    El café en la oficina... en casa ni lo intento... algo frio como yogur y poca cosa más que no tenga que calentar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabiduría total: nunca había pensado en poner la alarma del móvil, jaaaajajaja Gracias!
      Yo con el café te diré que al final me he acostumbrado a tomármelo frío!!! XD
      Un besote, y gracias por comentar! ;)

      Eliminar
  4. Lloro de risa... Me pasa tooooodoooo...Lo repito todo hasta la saciedad....jajajajaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaajajaja bieeeeeen, otra al club de las "repetidoras" jajaja Si es que no hay manera, no hay maneraaaaaa :D
      (Muchas gracias por pasarte y comentar, Blanca!)

      Eliminar
  5. jajajajajajaja... Ay tantas cosas que hay que hacer a cachos... Lo del café es así! Y lo de la lavadora, en fin... Yo lo medio solucioné porque le gusta ayudarme con lo de tender, ella me va dando la ropa, que la mitad de veces acaba rebozada por el suelo y llena de mierda otra vez, pero oye, puedo tender, jajajaja...
    Yo añadiría fregar los platos y barrer... ¡No hay manera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajajaja el momento "Ayudante desayundante" también lo vivo en mis carnes, y es tal cual.
      Los platos, barrer... la lista es infinita! Yo creo que terminamos antes anotando las cosas que sí que podemos hacer a la primera, de una vez XD

      Eliminar
  6. jajaja, Ni vestirse ni desnudarse ni .. nada. Una madre no puede hacer nada de nada del tirón. Yo casi que me gustan las interrupciones. Me parto contigo, es real como la vida misma. un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén! ¿Qué te gustan las interrupciones? Jaaaajaja, eso ya es amor de madre nivel profesional! ;)
      (Muchas gracias, hermosa! Un besote!)

      Eliminar
  7. Mi marido y yo nos estamos meando de la risa ajjajajajaajaabab

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Ayyyy, qué me gusta que me leáis parejilmente! Me da subidón y alegría total! Un besazo para los dos, guapetones!
      PD: Qué fotaza tienes como avatar! Mencanta! (melenón) ;)

      Eliminar
  8. Todo lo que hace una madre es así, yo creo que cualquiera que nos vea desde fuera puede pensar que somos subnormales. Ayer guardé las cáscaras de naranja en el cajón de los cubiertos y tiré los cubiertos a la basura. Cosas así, cada día. *suspiro*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaa "Y es por esto, queridos niños, que en casa comemos con las manos"
      Yo he tirado cubiertos, sobre todo cucharillas del yogur, y meter la taza en la nevera y el tetrabrik en el micro -menos mal que no lo puse en marcha-.
      Desde luego lo que no sé es cómo no nos hemos extinguido jajaja
      Un besote, guapa!

      Eliminar
  9. Y echar colacao en el café, y café en la leche de los niños, poner el lavavajillas sin pastilla, la lavadora sin jabón, no lavar el uniforme para mañana, no tenderlo para mañana, meter el babi en el microondas para secarlo porque ayer hiciste amago de tenderlo tres veces y tres veces que te quedaste con ganas...y esto multiplicado por tres criaturas. Yo ya no sé ni en qué mundo vivo hija

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Ayer mismo estuve a un tris de echarle café al niño en la leche... Sólo de pensarlo (los efectos) se me ponen los pelos de punta XDDD
      Lo de secar la ropa en el micro os lo he leído ya a varias mamis PRO... ¿de verdad va bien?

      Eliminar
  10. Jajajjaja tal cual! He llegado a poner una lavadora 3 veces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 3 veces, madre mía! jajajaja Los vecinos pensando en lo limpia que eres, jajajaja (y en otras cosas) ;)
      Un besote!

      Eliminar
  11. Consuela saber que lo de la lavadora no me pasa solo a mí. Pensaba que había perdido neuronas con el embarazo o la maternidad
    Pero es que mirándolo al revés, es decir, poniendo atención a todas las cosas que las madres llegamos a hacer en un día cualquiera, el montón de temas de los que estamos pendientes, somos unas supermujeres!!! Es normal que se nos caiga alguna pelota de vez en cuando, pero, y los malabarismos que hacemos cada día, que? Verdad que son alucinantes? yo no sé cómo es que las mujeres no dominamos el mundo aún...jejjjej
    Flipadas a parte, yo soy experta en quedarme a medias con cosas que gastan electricidad, como si los vatios los regalaran: enciendo la ducha para que se empiece a calentar el agua y entremedias mi niña se ha hecho caca, pongo el horno para hacer unas pizza y mi peke se despierta y quiere teta, enciendo la plancha y no me acuerdo hasta dos horas después...
    En fin
    Endesa loves me
    Animo a todas!
    D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaajaaja, por favor, hazte una camiseta con "Endesa loves me" jajaja O te la hago yo, pero es que es total XD
      Sí, la verdad es que lo alucinante es la de cosas que llevamos "palante"... Superpoderes de madre! ;)
      Un besote, D. (lo de poner la inicial me arroba el alma)

      Eliminar
  12. jajajjaajaajjaa! lo de la conversación me ha matao! jajajajaja!
    no me entero de nada, pensé que era la única! jajajjaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajaja es como una maldición!!! No eres la única, no jajaja

      Eliminar
  13. jajajajajaja ¡así es la vida de una madre!
    Aunque lo de la lavadora lo he oído más veces (mi hermana también tiene que sacarla en cuanto termina para que no le huela mal) y yo la suelo sacar de un día para otro y sigue oliendo genial... Y uso productos normales, nada mágico, y la lavadora es de marca medio-baja jajajaja Eso sí, cuando empieza a oler mal el tambor, pongo un ciclo con agua hipercaliente y un vaso de vinagre y otro de lejía. Para que mate el moho y las bacterias bien. Después suelo poner a lavar algo blanco, como sábanas o toallas (por si quedasen restos de lejía) y, de verdad, que me puedo olvidar la lavadora cerrada más de 24 horas y la saco y huele igual que recién terminada.
    Espero que te sirva para evitarte por lo menos uno de los pasos! (lo del café no sé solucionarlo...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, bueno... te leo con lágrimas en los ojos!!!! En serio, 24 horas?!?!?!?! Me da un jamacuco de la emoción.
      Este finde pruebo tu truco del almendruco del viangre y la lejía. Como se cumpla, te invito a champagne como mínimo! jajajaja ¡Qué maravilla!
      Un besote!
      PD: lo del café es lo de menos jajaja

      Eliminar
  14. Me encanta acabar tomando el café frío porque paso de volverlo a calentar!!! Y lo de la lavadora?? Sin comentarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Yo también me he acostumbrado al sabor del café frío... qué remedio! XD Pero a lo de la lavadora... grrrrrr, a eso no se acostumbra una ;)
      Muchas gracias por pasarte y comentar, Vanesa! Muuuacas

      Eliminar
  15. A mí me pasa con el té que no sé cuántas veces pongo el agua a hervir... Y necesito varios al día para conseguir enterarme de algo, pero bueno, veo que es normal... Lo de la lavadora me pasa continuamente, pero es normal porque me suelen apagar las luces y entonces pienso que no la puse... Como el lavavajillas que lo pongo sin pastilla o con dos... O la comida de las perras que nunca sé si han comido o si les estoy dando de más! Un desastre, hija, un desastre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, el lavavajillas sin pastilla (que además rima) es otro clasicazo! También me ha pasado! Jajaja Ay, si es que son muchas cosas!
      Un besote, guapa!

      Eliminar
  16. Jajajaja, me pasa me pasa. El ciclo sin fin! Mu mal. Jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ciclo... el ciclo! jajajaja En serio, ¿tan difícil es conseguir calentar algo? Ains, madre, pa lo que hemos quedao. ;)

      Eliminar
  17. Lo de la lavadora es el pan nuestro de cada día :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el coraje que da, leñe! Es que es como "¿Otra vez? ¿Otra vez nos ha pasado?" y así eternamente. XD

      Eliminar
  18. jajajaja, que me parto!!

    Justo el otro día tuve una tila rondando por la cocina DOS DÍAS!! y no hubo manera... la tuve que tirar al final, jejejje.

    Yo lo de la lavadora me ha tocado repetir muuuchas veces pero no porque se me olvide (a lo más que he llegado es a una hora sin tenderla y aún no atufa, jeje) sino porque el puñetero de mi criatura le da a la ruletita y ya no sabes si ha aclarado o centrifugado o nada... así que vuelta a empezar!!

    Y lo de los libros... ay los libros.... yo que siempre tenía mi librito en la mesilla (con el siguiente a leer a lo sumo) que en pocas semanas me finiquitaba... a ver si algún día me atrevo a poner en Instagram la foto que hice este finde (estoy aplicando el método Konmari que falta me hacía) de laS montañaS de libros que he llegado a acumular en la mesilla de noche por la razón que describes... pa lo que hemos quedado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, guapa, lo de que el peque toque los botoncitos de la lavadora también me ha pasado! Me da una rabia! Hala, a empezar el lavao de nuevo! Jajaja Y es que les encanta toquetearlos, oye!

      Eliminar
  19. Jo! Lo de la lavadora, día sí y día también. Y lo de la conversación de adultos... Dios mío! Me paso el día con mis dos vástagos (2 años recién cumplidos y 5 meses) por fin llega mi marido a casa, empezamos una conversación y yo... Me evado, no se a donde... Un buen rato después me doy cuenta que no he escuchado ni la mitad... Creo que en las dos cesáreas la anestesia epidural me secó el cerebrillo, no me lo explico....
    Y lo de la Patrulla canina... Por dios! Capítulos nuevos quiero! Podría recitar los diálogos de pe a pa!! Pa eso sí que me funciona la cabeza, mira tu!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja es lo peor, cuando te das cuenta de que has desconectado y que no sabes de qué te están hablando! XDDD

      Y sí, ¿por qué somos capaces de recordar cosas como los capítulos de los dibujos, y no otras más importantes! Cerebro malo! jajajaja

      Eliminar
  20. como no soy mamá te leo, me río, pero no siempre sé qué comentarte... esta vez certifico que muchas amigas mamás hacen como que conversan conmigo y no se enteran de nada... DE NADA! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Me interesa tu opinión "desde el otro lado"!!! Así que se nota que no nos enteramos de un carajo, ¿no? Maldita sea, pensaba que disimulábamos bien! Jajajajjaa

      Eliminar
  21. Yo soy mamá de 3 niños de 6,4 y 1 año...y la verdad me he acostumbrado a estar con ellos todo el día y hacerles seguir mi ritmo. .. ( me levanto antes que ellos por suerte...así que lo del café no...pero lo de conversar con adultos....jajajajajajaja....hace siglos que ni las mamas del cole.....de oficio soy peluquera canina y elrato que no estoy con mis hijos estoy con perros y gente animalista....así que las conversaciones en mi día a día son patrulla canina....y vida canina ( que me cuentan las clientas) Adultos.....que son eso xdd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Todo canino!!!! Hablar con adultos es muy complicado! jajaja

      Eliminar
  22. jajajaja!!! Me he visto, real como la vida misma. Lo confieso, he puesto la lavadora hasta 3 veces!! Nunca he sido de mucho hablar, pero ya ni del tiempo!! Y el ciclo interminable de en mi caso del té, ahí abandonado en el micro!! Y sólo tengo uno, no sé que va a ser de mí!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, puestos a confesar, me confraternizo contigo: También he llegado a poner una lavadora 3 veces! Ea, ya lo hemos dicho! jajajjaa
      Jo, me pasa comoa ti, que pienso que si esto es con uno, con dos o tres será la locura suprema! Las bimadres son heroínas!

      Eliminar
  23. Y aquí mi explicación de porque me tomó el café con hielo hasta en enero..... Ahora ya puedo contestar a todos esos camareros/as que me preguntan asombrados... ¿en serio, americano con hielo?
    Pues si, si me lo tomaba frío cada mañana de todas formas!
    Y lo de la lavadora.... Caaaaaaddddaaaaa fin de semana de lavadoras, al menos hay UNA, que tengo que repetir!
    Ainssssss, eres lo mas, cada vez que te leo, es como si estuvieras espiandome por un agujerito.
    Algo a confesar? Jajajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja yo también tomo café con leche con hielo a veces, y siempre, siempre, el camarero me mira raro. Ay!
      Muchas gracias, guapa!!!
      PD: Te juro que no te espío! ;)

      Eliminar
  24. jajajaja, Me meo de risa, me pasa todooooo lo que cuentas y además leyendote me acabo de acordar que tengo ropa en la lavadora, será la tercera vez que la ponga, jajaajajja.

    Tampoco consigo hacer naaada del tirón y lo de comer es de risa, siempre acabo con la niña encima quitándome cosas de mi plato, a ratos se engancha a la teta y ahora se sienta encima con su amigo el mono, un peluche mas grande que ella, así que imaginen que plan.
    También tomo el café helado y desconecto en las conversaciones que superan los 2 minutos, jajajajjjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja mira, para algo ha servido el post, para que te acuerdes de la lavadora! jajaja ;)
      Comer así es casi imposible!!!
      Un besote, guapa!

      Eliminar
  25. JAJAJA, yo moje todo el baño, armario y cuarto dejando el grifo de la tina abierto para bañarlo al peque, resulta que algo pasó (supongo que se cagó o simplemente quería que acaba la Patrulla Canina para bañarse mientras yo lavaba los platos o acomoda sus cosas para dormir) y cuando volví a entrar fue "mierda! La tina!" Como en las películas salió todo al abrir la puerta del baño!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja (me río, pero vaya faena!!!) Si es que no sé cómo no perdemos la cabeza!!! Muchas gracias por pasarte y comentar! Y... ojito con los grifos abiertos, jajajaa ;)

      Eliminar
  26. Todas son muy buenas, pero me identifico más con la de la lavadora, es algo que me pasa día si y día también! jajaja
    Reparacion lavavajillas madrid

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...