miércoles, 9 de marzo de 2016

Y pasarás vergüenza

Al convertirnos en padres son muchos los aspectos de nosotros mismos que cambian: mayor tolerancia a la frustración, a la falta de sueño... Sí, donde tú creías que estaba tu umbral, tu límite infranqueable, allí va tu hijo y se mea. Pero bueno, supongo que estas cosas nos hacen ser mejores (yo por lo menos así lo veo). 

Otro de los umbrales que destruirá tu maternidad, que pulverizará, que se quedará corto rápidamente, es el de la vergüenza. Si antes te daba todo el corte descubrir que te habías manchado la camiseta estando en la calle, ahora una mancha, o dos, te parecen tan poca cosa, tan meimportaunpimientismo, que ni te inmutas y sigues tan pancha.

Pero lo cierto es que la maternidad trae consigo grandes momentos de vergüenza total, de "tierra trágame, y hazlo rápido", todos obra y gracia de nuestros retoños. Lo bueno es que, como decía, uno se acostumbra y se hace impermeable al ridículo, o al menos lo intentamos, ¿no? Porque aunque pasemos vergüenza también hay que reconocer que luego uno se ríe (luego o en el momento, depende del caso, jajaja).

Ilustraré este hecho con una situación real, protragonizada por mí misma cuando tenía unos cinco años (no recuerdo bien la edad, la verdad, pero seguro que mi madre sí que lo sabe, segurísimo, fecha, hora, clima, todo). 

Corría el año... digamos 86, una madre acude a la pizzería de un conocido, con su pequeña y pizpireta hija, y su bebé recién nacido -el señor marido estaba a punto de llegar del trabajo, y le esperarían allí-. Ocurre que, sentados en la terraza (terraza que ese día primaveral y estupendo estaba llena hasta la bandera), en pleno "dar el pecho al peque", a la pequeña le entran ganas de ir al baño. 
  • ¡Me hago caca, mamá!
  • ¿No puedes esperar un poquito? 
  • ¡Nooooo, me hago cacaaaaa! 
  • Si esperas un momento voy contigo, pero tienes que... 
  • ¡Me hago caca! -la niña tenía las ideas, a nivel de esfínteres, bastante claras-
  • Pues cariño -dijo amorosamente y repleta de paciencia, como sólo una madre puede hacerlo-, ve tú, que ya sabes dónde está, que yo ahora mismo no puedo porque está tu hermanito comiendo
  • ¡Vale! 
Esa madre no sabía que aquello iba a ser el principio del fin, del fin de la dignidad, claro. Siguió dando el pechete a su retoño, centrada en su carita, en su boquita... ¡qué bonito!, cuando de pronto escuchó un desgarrador grito proveniente de la entrada del local, situado a unos cuantos metros de la terraza (insisto, repleta) donde se hallaba. 
  • ¡Mamaaaaaaa! ¡He hecho mucha caca y no hay papel, y además el cuarto de baño está asqueroso! 
Esa madre, con gotas de sudor frío bajando por su espalda (y su alma), alzó la cabeza para comprobar, con pasmo absoluto, que efectivamente era su pizpireta hija la que había emitido tal perla. Y no sólo eso, sino que para más jolgorio, la buena chiquilla estaba ahí de pie, en la puerta de la pizzería, pantalón y bragas en los tobillos gritando con los brazos en alto. 

Dos milésimas de segundo después, estando la madre aún en shock, apareció un muchacho, camarero del local, rollo de papel higiénico en mano y la cara roja como un tomate, el cual, ubicado tras la niña, se dirigió a toda la terraza para informar de dos puntos: el baño estaba siendo limpiado, y el papel higiénico había sido repuesto. Acabó su frase con un "Señora".

Pues bien, el Karma, ese cachondo, ha querido devolverme esta y otras situaciones con mi maternidad: ahora me toca a mi disfrutar de la vergüencita que a veces nos hacen pasar los retoños. Os cuento dos ejemplos (de los mil que ya tenemos) más o menos recientes: 
  • Hace unos meses, cuando aún Migordi no hablaba pero empezaba a decir sílabas a lo loco, estábamos en el ascensor con dos vecinas ya mayores. El niño iba con su charla "menudilla", "Pa", "Ma", etc. para deleite de las señoras, que lo miraban embobadas y comentaban "lo rico que estaba el chiquillo". "¡Qué guapo y qué majo!", dijo una, y acto seguido ese pequeño y adorable ser, unió dos sílabas así mágicamente, y las tres pudimos escuchar, alto y claro, cómo de su boquita salía un "PUTA". Fenomenal. Afortunadamente a las buenas mujeres les dio la risa y yo pude descojonarme, relajarme, pasar el trago, no sufrir salir de aquello "bien".
  • El otro día, camino al cole con su padre, mi querido hijo no tuvo otra cosa que hacer que pararse en mitad de la calle, a la altura de la puerta del centro de salud que hay al lado de casa (abarrotado), y mano en culo, empezó a gritar "¡Pedete, pedete!" muerto de risa. He de decir, en su defensa,que aquí los responsables del momentazo somos nosotros, que le hemos dicho lo de "pedete" mil veces muertos de risa, y claro, pasa lo que pasa.
Estas cosas, si os soy sincera, me importan muy poco, es más, me hacen mogollón de gracia. Supongo que sí, que mi umbral de tolerancia a la "fatiga" ha cambiado. Eso es la maternidad, y me parece estupendo.

¿Te ha pasado algo así? ¿Has vivido ya momentazos de estos de "tierra trágame" (pero qué risa) con tu/s hijo/s? Y de niña... ¿hiciste pasar vergüencita a tus padres alguna vez? Estoy segura de que sí, es como muy inevitable, jajaja.  ¡Cuenta, cuenta!

Besitos de madre con poca vergüenza

37 comentarios :

  1. Pues con la niña de momento no demasiado, aunque creo que esto de la operación pañal nos traerá mas de un momentazo!
    Mio, según mi madre, un día montamos en un ascensor y entró una chica negra. Yo, muy discreta, tire de la manga a mi madre y le dije: mamá, ¿Porqué es negra esa señora? Mi madre se quedó sin saber que responder a la impertinencia de su pequeña de cuatro años y la señora imagino que no se lo tomaría a mal... No se, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me encanta que lo formularas en modo pregunta en vez de afirmación, jajaja. Tú querías saber! XD
      En cuanto a la operación pañal... ya te digo que sí que te dará anécdotas de este tipo. Yo tengo en pendiente un post sobre "el día de los tres mojones", no te digo más, jajaja.

      Eliminar
  2. Me ha encantado, menudo rato de risa me has hecho pasar, como siempre 😉. Un saludo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aish, ¡muchas gracias! Mi madre ahora también se ríe, pero imagino que en ese momento, en ese preciso momento de niña con los pantalones bajados en mitad de una terraza, reírse no se debió reír jajajjaja El Karma me lo hará pagar con creces, estoy segura! ;)
      Un besote, guapa!

      Eliminar
  3. Yo con dos añitos y pico. Se me ocurre regar las plantas del balcon, de dia, y obviamente no se puede.la gente en la calle pues llamó a la policia municipal y ahí que se presentan en mi casa a llamar la atención. Claro, mi madre diciendole que no sabia de que le hablaba hasta que aparezco yo por alli con mi regadera. Conversación verídica:
    Mama: cariño, le diste de beber a las plantas?
    Yo: si
    Policia: a las plantas hay que darle de beber por la noche
    Yo: es que yo por la noche duermo.
    Segun mi madre su cara fue un poema, jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJAJAAJAJAJ ay que me da, que respuesta más buena...yo es que por la noche duermo jajajajajajajaajajajajajajaajajajaja <3

      Eliminar
    2. Con dos años y pico? Que locuacidad y preclaridad de pensamiento tan peke ��

      Eliminar
    3. Jaaaajajajaja, te he imaginado rollo Mafalda, tó digna: "Mire usted, señor policía, yo es que a esas horas, como comprenderá, duermo" jaaajaja Qué arte!

      Eliminar
  4. Ay...qué panzada de reir! El mío, tendría unos 3 años... Una amiga celebraba los 2 años de su peque, mulato precioso. Mi peque quiso ir al servicio a acompañar al cumpleañero y a su mami a hacer "aguas mayores" (se ve que se aburría... o algo...) Cuando salen.. mi amiga lloraba de risa... Sabes lo que me dijo tu hijo? "Oye, María...por qué tu hijo es de color marrón? " Antes de poder contestar ya añadió:"A mi me gustaría que fuese de muuuuuuchos colores".
    A final, la verdad, quedó hasta tierno!!!
    Yo tengo una libretina anotando "perlas" de mis dos peques... Cuando crezcan un poco igual las leemos juntos los días de bajón, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajajaja Ayyyy, me lo como en ese mismo momento!!!
      Lo de anotarlo es lo mejor, porque es verdad que luego se olvidan, por mucho que creas que te vas a acordar! Y digo esto casi como nota mental, porque todavía no hemos empezado a hacerlo y ya van unas cuantas "para no olvidar"!
      Un besote, Blanca!

      Eliminar
  5. En fb ya te he escrito una de las perlas de mi peque, el mayor...pero es que yo era de armas tomar..

    Te puedo escribir un libro con todas las mías, pero te voy a contar un par....a cada cual mejor.

    Una fue con mi padre.
    Tenia yo unos 5/6 años, y tenía una cita con una mujer.
    Yo, esa misma tarde, por una intrusión en el wc, le vi y me quedé en shock....
    A la noche, cuando supuestamente yo debería estar durmiendo y oi que estaban en el salón hablando y tonteando, me asome a la escalera muy resuelta y dispuesta a dar un empujoncito....y no tuve otra idea que gritarle a la chica....."mi papi tiene una salchicha muy larga!!"
    Me quedé mas ancha que larga...y mi padre más rojo que un tomate....
    Evidentemente, bronca al canto y castigo de inmediato....y yo que quería ayudar...

    Y la otra, fue con mi madre, que por entonces fumaba,cosa que me daba mucha rabia.
    Un dia a la salida del cole me recoge y le pido que me compre chuches, a lo que me contesta que no lleva dinero.
    Minutos después, paramos en un estanco, y cuando le pide a la dependienta el tabaco, le suelto enfadada y medio gritando.
    "Para chuches no tienes dinero pero si para tabaco!!!"

    Menuda era yo....."ERA"... ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaaaaaajajajajaja, ¡me muero con lo de tu padre! jaajajaja ¡Noooooooo, pobre hombre, qué vergüenza tuvo que pasar! jajajaja Ahora, también te digo, que si yo soy la mujer que está con él en ese momento me meo allí mismo de la risa!

      Eliminar
  6. jajaja, la verdad es que sí! recuerdo un episodio como el que cuentas, que una prima con unos 2 años y aprendiendo a hablar le dijo puta a mi abuela, queriendo decir algo nada que ver.
    Y las mias...bueno, han salido varias veces de un baño pantalón abajo "mamá he hecho tanta caca que no se limpia nunca" o alguna lindura asi
    O que tal ese momento que estas con una amiga y sus hijos y una de las niñas suelta "sabes que mi papá se tira pedos muy apestosos?" jajajajjajaa Es paa partirse...y hacerse inmune a pasar verguenza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajajaja, me encanta el concepto "no se limpia nunca" jajajaja Ay, ¡me lo quedo!
      El momento "relato de las intimidades de los padres" da para setenta posts... ¡lo sueltan todo, los jodíos!
      Me parto!!!

      Eliminar
  7. Mi peque 4 años, en la sala de espera de urgencias, el pasado sábado con su papi:
    Padre: peque tienes legañitas, te has lavado la cara?
    Niño: (a plena voz) no, las legañas me las tenías que haber quitado tu....
    Y conmigo otro día en la cola del super:pasa una señora delante con otra que se ve que le guardaba el sitio:
    Mamá, esa mujer de ha colado!! (Gritando) la señora en cuestión nos miró fatal y yo pensé tierra tragamé, mientras le explicaba la situación al enano "acusador" jajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Toma ahí el peque soltando verdades a diestro y siniestro!!! jajaja Es que te dejan KO, porque a ver qué les dices!!!
      PD: Esa señora se estaba colando, no hay duda! ;)

      Eliminar
  8. Nosotros estamos pensando en mudarnos y para dejar claro a una inmobiliaria que no teníamos prisa por comprar para poder negociar el precio a la baja, dijimos que era el primer piso que íbamos a visitar porque acabábamos de tomar la decisión de ir mirando con tranquilidad. A esto que nos plantamos en el portal de la vivienda, y mientras mi bichilla luchaba por querer escaparse al parque mientras la señora de la inmobiliaria nos abría la puerta, intentamos explicarle que primero veríamos el piso y después iríamos a los columpios. A lo que la niña exclamó "¿otro piso, mamá? ¿Otro piso? Hala, nuestra táctica para negociar echada por tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajajajaja, ¡a tomar por saco la táctica! jajajjaa Imagino vuestra cara, con el goterón de sudor jajaja Fan de tu peque, ya te lo digo!

      Eliminar
  9. ajjajaj me encantan los niños.
    te cuento la nuestra... en casa llamamos, a veces, al bebé Don Tetillas. Y ella prefiere decir que su hermano se llama así que césar. ASí que nos hemos visto en varias ocasiones en las que ella va y dice, mi hermano se llama Don Tetillas.
    mueromedelavergüenza!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajajajja pos claro! Don Tetillas es más mejor! jajaja
      Los niños son la caña, y es lo que decía, que bueno, hay veces que pasas vergüencilla, pero vamos, para mí es más fuente de diversión que de "mal rollo", ¿a que sí?

      Eliminar
  10. Jajajaja!! Un puntazo lo tuyo. Mi hija aún es muy pequeña para estas cosas. Y yo, pues por lo visto un año me enfadé con mis padres porque habían ido a votar y no habían botado...jajaja Les hice saltar en la calle hasta que me quedé agusto. Al menos eso cuenta mi madre jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaajajajaja, Ay, que me parto! Los pobres ahí saltando como locos para dejarte contenta! jajajaa Imagino la cara de la peña en la puerta del colegio electoral, jajaja Muy fan!

      Eliminar
  11. Lo tuyo, insuperable... Te mereces la mayor de las vergüenzas por parte de tugordi. Puta fue prácticamente de las primeras palabra de El Santo. En realidad pu-ta, claro. Pero además en bucle "pu-ta/pu-ta/pu-ta/pu-tapu-ta/pu-tapu-ta/pu-tapu-ta/pu-ta" Ja,ja,ja. Por lo demás, poca cosa, pero todo llegará. Je,je,je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Lo sé, soy muy consciente de que el Karma me tiene alguna "grande" preparada, es justicia divina!!!
      Y sí, dale tiempo al Santo, porque llegará... Fíjate, Migordi sólo tiene dos años y poco y ya llevamos algunas. No quiero imaginar lo que será con 5 o 6 años!!! XD

      Eliminar
  12. El otro día, estabamos preparando una fiesta de cumpleaños para mi cuñada, y desgraciadamente la pequeña tenía un estreñimiento brutal. Tuvimos que ponerle un enema para que pudiese hacer caca y cuando lo hace... siempre le decimos entre saltos, risas, aplausos, ...Genial!!!!!Que bien!!!! Una caca gigante!!! Campeona ( en fin, para hacer el mal rato un poco más amble....) Pues bien, a la fiesta de cumpleaños vinieron amigos de mi cuñada que no conocíamos de nada... y me encuentro, a la niña.... hablando con todos los adultos... de uno en uno diciendo; ¡¡¡He hecho una caca gigante!!!! (la cara de la gente era un poema, pero salieron con un ; que bien bonita! cuanto me alegro!) jajajajajaja mitad de verguenza mitad de gracia.... expliqué el porqué lo dice así con esa naturalidad jejeje. Gracias a dios la gente se lo toma bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaajajaja, ¿para que filtrar la información si se puede contar todo con alegría? Jajajaja Ella estaba la mar de contenta con su caca, y tenía que contarlo!
      Si te digo la verdad, no puedo imaginar que alguien se ofenda por una cosa así, ¡son niños! Yo me parto, vamos!

      Eliminar
  13. Mi cucu aún es pequeño, pero como salga a mi lo llevo claro. Estábamos un día en un restaurante y al pedir dio la casualidad que lo que yo quería no lo tenían, así que muy indignada yo me subí a la mesa y me puse a gritar " estoy hasta los pelos de este restaurante!!" con la gesticulación adecuada, claro. Aún recuerdo a mis padres debajo del mantel...Jajajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaaaaajaajjaa Subida en la mesa! Qué discreta!

      Eliminar
  14. Mi cucu aún es pequeño, pero como salga a mi lo llevo claro. Estábamos un día en un restaurante y al pedir dio la casualidad que lo que yo quería no lo tenían, así que muy indignada yo me subí a la mesa y me puse a gritar " estoy hasta los pelos de este restaurante!!" con la gesticulación adecuada, claro. Aún recuerdo a mis padres debajo del mantel...Jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  15. Mi hija aún es joven también para estos trotes, pero también tendremos más de una si sale a mí... Que como Montse he acabado hasta los pelos de muchas cosas jajaja
    Te sigo y te añado a mi lista de blogs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja sí, yo también temo que mi retoño salga a su madre (porque Mimaromo era de lo más tranquilico).
      ¡Muchas gracias, guapa! Bienvenida (y muchas gracias por comentar!!!)

      Eliminar
  16. fan del post... y de los comentarios! XDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí, lo que me he reído con los comentarios! XDDD

      Eliminar
  17. Al hilo de mamá puñetera, teniendo el presente unos 4 años, la primera vez que vi a un hombre negro debí ponerme a gritar, saltando y señalando, cual energúmeno: ¡¡un negro!! ¡¡un negro!! No se si es que solo los había visto en la tele o qué, pero mi madre dice que no ha pasado más vergüenza en su vida.

    ResponderEliminar
  18. Mi enana de 3 años:
    "Mamá, mira que señor más gooooorrrrrdo" (a un vecino, me quería morir)
    "Mamá, ¿qué le pasa a ese señor?" (Otro vecino, no le pasaba nada, solo era un poco feo, el pobre)
    "Papá, ¿por qué ese señor no tiene hijos" (En un ascensor)
    "Mamá, esa señora es muy vieja" (En el pueblo, en "toa" la cara de una anciana.
    Después de muchas de estas ya sabe que no puede decir este tipo de cosas en alto, menos mal!

    ResponderEliminar
  19. Pfff... te imagino de cucliyas en la puerta de la pizzeria...O_o. Tu madre tuvo que querer desintegrarse en ese mismo momento! Jajaja! Estoy de acuerdo que al ser niños se les disculpa casi todo y solo puedes tomartelo a risa. La mia aun es muy peque, pero con el vecindario lleno de crios que tenemos creo que mas de una anecdota sacaremos.
    Te puedo contar de mis primas, una de ellas con 4 o 5 años le dio por coger una bolsa de patatas y ponerse a voz wn grito desde el balcón " patatas!vendo patataaaaassss!" Con la consiguiente cara de flipar de la gente que pasaba por ahi. Un besito!

    ResponderEliminar
  20. Mi peque con un par de añitos,le habían regalado una moto de esas que tienen que empujarse con los pies y él contentísimo, le decíamos que era un auténtico motero. Al salir a la calle se monta en la moto y va calle arriba gritando " putero! Soy un putero!!!"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...