jueves, 28 de abril de 2016

Día de la madre

Este domingo se celebra el Día de la Madre, y para que no haya dudas de a quién tenemos que felicitar os dejo unas cuantas pistas. 

¿Cómo distinguir a simple vista a una madre?
  • Lleva kleenex (usados, en su mayor parte) en los bolsillos (y a veces asoman). Cuando suben de nivel y son abuelas, se los ponen, además, en el canalillo. 
  • Si le pasas la luz ultravioleta esa que tienen los de CSI, se te caen cuatro lágrimas: detectas setenta tipos de fluidos diferentes (ninguno de ellos proveniente de su propio organismo) y descubres tres clases nuevas de arena.
  • Su bolso parece una maleta de fin de semana por tamaño y contenido. En él hay más variedad de objetos que en Amazon, por eso al buscar la cartera en esa inmensidad siempre saca doscientos cacharros (incluyendo habitualmente juguetes, sección parafarmacia, tecnología, repuestos, etc.). ¿El bolso de Mary Poppins te parecía la leche? Ja, una madre se ríe en su cara. 
  • Es la única que no sólo no se inmuta cuando te manchas la ropa en una comida, sino que además, antes de que tú mismo te des cuenta de que te has manchado ella ya tiene una toallita lista para que te limpies. Y si te descuidas, te limpia ella. 
  • Mientras te habla es capaz de saber lo que está pasando en 100 metros a la redonda, incluso en espacios separados por tabiques.
  • Se emociona (con lagrimilla y todo) ante cualquier noticia que tenga que ver con niños (buena o mala).
  • Tiene unas ojeras resistentes a todo corrector inventado por el hombre, también a los cementos y las poliresinas. Pero no le importa (o eso intenta).
  • Es capaz de llevar dos cartones de leche, tres barras de pan, dos bolsas de naranjas, un tarro de mermelada, una bandeja de cintas de lomo (adobado) y un paquete de espirales (de esas de tres colores) con un solo brazo. Con el otro carga la cesta, el bolso, usa el móvil y dirige el tráfico a nivel nacional.
  • Tiene más energía que todas las centrales hidroeléctricas juntas a este lado del Atlántico, aunque siempre crea que está a punto de desfallecer.
  • Desprende amor por cada poro de su piel.
Ser madre es la pera, oiga.

¡VIVAN LAS MADRES! (¡¡¡las que nos parieron y nosotras mismas!!!)


(Rescato esta ilustración que hice hace algún tiempo porque le tengo mucho cariño y me parece tiernita. Ea.)

Y a ti, ¿qué cosas te delatan como madre? 


EXTRA: Por si alguien quiere regalarte algo, o tú a ti misma, te dejo aquí abajito el enlace de descarga para un...

TALONARIO DE CUPONES "REGALO" PARA MAMI

Diez cupones/vales para que te los regalen en el Día de la Madre*, que te harán la vida más bonica. Incluye un vale para ir a la pelu sin tener que estar pendiente de la hora, un vale para que te de tu maromo un masajito... Cositas que no cuestan dinero y que toda madre necesita -para sobrevivir-. Descárgatelo, pacta con tu maromo el cumplimiento de los mismos y... ¡a disfrutar!
* Son los que hice para Navidad, pero pegan mogollón para el Día de la Madre, jejeje


Besitos de madre a secas (que no es poco)

jueves, 21 de abril de 2016

La mutación de los padres

A Spiderman le picó una araña, Hulk tuvo un temilla con unos rayos Gamma (no cerró bien el tupper y se le salió el caldillo, que es lo que pasa siempre), total que mutaron y se convirtieron en superhéroes. Es ficción, lo sé, pero no está tan lejos de la realidad, no-no-no. Los seres humanos normales y corrientes también mutamos, si-si-si, y no precisamente por la picadura de un bichito.

¿Son pájaros? ¿Son aviones? ¿Son una pareja de mapaches? ¡No! ¡Son padres!


 LA MUTACIÓN CORPORAL DE LA PATERNIDAD 


    ¿Eres padre o es que
    le das a la zamb...?
  • Un brazo hiperdesarrollado y el otro pichí-pichá. Esto se produce gracias a meses y meses de sujetar al peque (que pesa, claro) dejando libre el otro bracito para poder cocinar, planchar, recoger, comer, respirar, vivir, limpiarte los bajos tras hacer pis hacer cosas.

  • Ojeras "Life Resistant": vamos, que deben ser de Krypton como poco, porque no hay corrector, cemento ni argamasa que las tape. Hay noches sin luna más claritas que las ojeras de unos padres. 

  • Alteración en el habla: no es física per se, pero ahí está. Al tiempo que nuestro retoño va mejorando sus habilidades conversacionales las nuestras se van yendo al carajo, al fondo del carajo, según entras al carajo... pues al final, donde casi ya no hay nada. Los monosílabos son nuestros amigos cuando el cerebro seco de sueño no da pa más.  

  • Barrera protectora corporal total (de adamantium como poco). La de golpes que puede propinar un retoño (y mira que parecen inofensivos) no es ni medio normal: cabezazos, arañazos, pellizcos en pezones cuando son muy peques (¿por qué?), patadas varias (aquí los papis os lo pasáis fenomenal con eso de tener cataplines, ¿eh?), etc. Si todo esto nos lo hacen antes de ser padres flipamos de dolor y nos desmayamos, pero oye, cuando ya lo eres como que duele lo mismo pero no te quedan más huevos que reponerte rápido menos.

  • Ni Homo Erectus ni Homo Sapiens ni ná, los padres pasamos a ser Homo Lumbagus Supremus.  El enchepamiento sucede: son pequeños, te agachas, y te agachas, y te agachas, y te agachas... y te vuelves a agachar. El Jorobado de Notre Dame era una madre un domingo por la mañana. 
Parejas de amigos (con hijos) camino de una merendola
El resultado de todas estas mutaciones nos deja un cuerpo curioso, sí,
pero oye, es lo que tiene ser un superhéroe ;)



¿Vosotros también habéis mutado? ¿Estáis más cerca de ser una alcayata que de la verticalidad? 

Besitos de madre mutante

martes, 12 de abril de 2016

Elegir cole

Quizá llego un poco tarde con este post, pero bueno, todavía está el plazo de matriculación abierto y hay padres que aún no hemos hecho la matrícula   aún no lo tienen claro   aún no se han decidido.

Venga, vamos a mirar coles

He de decir que nosotros no hemos tenido mucho quebradero de cabeza en cuanto al cole, porque desde el principio de los tiempos teníamos claro a qué centro queríamos llevar al peque*, pero sí que fue divertido elegir la Escuela Infantil.

* Va a ir al mismo que fue su padre, porque si queremos que vaya al que yo fui de niña tendríamos que levantarnos todos los días a las 3 de la madrugada y hacernos 600 kilómetros, porque está en Málaga, jejeje. 

A priori, antes de ser padre, te parece que tampoco tiene por qué ser tan complicado: se trata de encontrar un centro que te guste, en el que traten bien a tu hijo, y coles hay a porrillo. Ay, amigo, ¡qué fácil de decir! Porque una vez que tú tienes a tu hijo, a la sangre de tu sangre, carne de tu carne, no te vale cualquier cosa: tú quieres de lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior.



Al principio, que uno no sabe bien cómo empezar la búsqueda, recurrir a internet en busca de opiniones es un clásico básico. El problema es que si te pones a mirar comentarios en foros te da el lío:
  • El centro "Jarimori" es lo mejor, nosotros estamos encantados y la peque está genial. 
  • El centro "Jarimori" es el infierno educativo en la tierra. Nosotros sacamos a nuestro hijo de allí porque tuvimos problemas desde el primer día. Todo mal. Caca. De la Vaca. 
¿Cómo? ¿Y entonces? 

El "angustiamiento" empieza a hacer acto de presencia, así que entramos en la siguiente etapa: preguntar a la peña de nuestro entorno. Las respuestas que obtengamos pueden resumirse con lo comentado acerca de los foros: caos y destrucción. Me pregunto cómo ha llegado la humanidad hasta el siglo XXI si no hay dos personas que opinen lo mismo sobre NADA. 

Comienzan las jornadas de puertas abiertas, y tú te armas de valor dispuesto a recorrerte los centros que haga falta, porque, recordemos, quieres lo mejor de lo mejor. ¿Pero qué sucede? Que te pillas tal borrachera de información que ya no recuerdas cuál era el que tenía comedor con comida ecológica y cuál el que tenía un patio como un solete para los peques. Los padres tenemos sueño, y el sueño no ayuda a la concentración ni a la retención de datos ni a nada.

En estas jornadas te lo vas a pasar pirata, ya te lo digo. Veamos algunos tipos de coles que te puedes encontrar:


  • Ése que es como muy formalito:
    La clase de gimnasia es todo diversión y risas
  • Ése que es todo lo contrario:
Claustro de profesores elaborando la programación anual

  • El "No es oro todo lo que reluce": ese cole que de entrada parece muy guay, con zonas para que los peques puedan disfrutar a sus anchas, pero que luego no mola nada de nada, de nada, de nada. Huye. 
    ¡Mira el chiquillo cómo se entretiene! Oh, wait...
  • Y por supuesto está "el COLE", ése que mola tanto que lo quieres para tu hijo sí o sí, pero también para irte a vivir allí tú misma.

¡Llévame contigo, hijo!

Me parece a mi que con este post no os estoy animando mucho, jajaja. Reconduzcamos, reconduzcamos:

Mira, la verdad es que esto de elegir cole es un lío, y se puede pasar mal. Por ejemplo, eso de que el futuro escolar de tu hijo dependa de un sorteo hace que te lleven los demonios, y es normal. Peeeeeeeero quiero decirte que hay luz al final del túnel, y en mitad del túnel también, si me apuras, dependiendo de cómo afrontemos la situación. En la blogosfera encontrarás muchos posts acerca de esto, y si hay algo en lo que suelen coincidir es en que se sobrevive. Y yo doy fe. 

Está claro que se trata de algo importantísimo, pero de verdad de la buena, al final no es tan horrible: lo que tanto temíamos, lo que más miedo nos daba, suele superarse, y con éxito. Puede que el centro que te toque no sea tu primera opción, o no te termine de encantar, pero los niños son la leche de flexibles, y oye, si hay algo que no te gusta siempre puedes meterte en el AMPA y pelearlo, eso forma parte de nuestra responsabilidad como papis, ¿no?

Así que toda esa mega-ansiedad previa es "pa ná". (Vale, hay casos y casos, hay quien efectivamente tiene que cambiar de centro a su retoño porque todo ha ido mal, pero no es la tónica general.) Vamos a intentar tomárnoslo con calma... que es mejor (Ver primer gif del post. ¡Brindemos!)

Os dejo, por si queréis echarle un vistazo, un post estupendo de Batmami sobre esto de elegir cole  con un toque de ánimo y optimismo: ELEGIR EL COLEGIO PERFECTO, de BATMAMI

Y tú, ¿qué experiencia has tenido con esto de buscar cole? ¿Estás aún en ello? 

Besitos de madre inmersa en burocracia escolar

miércoles, 6 de abril de 2016

35

Hoy hace 35 años que estoy en este mundo (hora arriba, hora abajo). Sí, ¡es mi cumple! 

Me encantaría poder transportarnos a todos a una cafetería molona e invitaros a un trozo de tarta enorme, y/o a copazos a lo loco. ¡Ay, sería tan genial! Pero como eso va a ser complicado me tengo que conformar con invitaros a un poco de tarta... dibujada, jejeje. 

Mis 34 han sido la leche, menudo año de alegrías y felicidad, de verdad, así que empiezo los 35 con todas las ganas e ilusión del universo. 

Un besote enorme, gente guapa, y... ¡Chin-chin! Brindo virtualmente con vosotros, ¡porque sois la caña!


Besitos de madre cumpleañera

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...