jueves, 8 de junio de 2017

Alegrías del primer trimestre: las náuseas

Me estreno en esta nueva etapa de preñatez y bombofelicismo con un tema que me ha comido la moral y la fuerza vital en estas últimas semanas: las fuckings náuseas del embarazo. Y la razón de mi enfurruñe no es otra que la de sentirme absolutamente timada: ¿náuseas... matutinas? Vamos, no me jodas.





MIS ASCOS

ADVERTENCIA: escribir sobre mi preñatismo me da cierto reparo por aquello de no parecer una locuela que solo habla de lo suyo y que va ahogando cerebros allá donde puede va. Pero por otro lado pienso en que este es mi blog y que lo bonito es hablar de lo que a una le sale del bongorro. Total, que abro la caja de Pandero Pandora y que sea lo que tenga que ser. En cualquier caso os advierto desde ya que se avecinan tiempos de chapa y chaparrón sobre embarazos y cosas, que me noto ahí en las entrañas las ganas de soltar y charlar y referir, como decía mi bisabuela. 

Dicho esto, vamos con la mandanga quejosa:

Sé que hay mujeres, cuenta la leyenda, que ni se inmutan de su estado de gracia, que ni un malestar por aquí ni una fatiguita por allá. Bravo por ellas, ole su pepe de oro. No ha sido este mi caso en ninguno de los dos embarazos, he de decir. 

En el de Migordi fue tal la acidez que estaba convencida de tener (otra vez) el "helicobacter pylori" ese famoso. Y en este embarazo, para gloria de mi alma, mi estómago y como prueba viva para la paciencia humana de Mimaromo, la fiesta ha sido muy muy completita.

En este primer trimestre me ha dado asco sin límite la leche, la comida en general y el dulce en particular, el olor del ser humano, de cualquier ser humano, el detergente (tenía que echarle colonia de peques a la ropa porque era incapaz de ponérmela), y lo que más me ha facilitado la existencia: quería morirme al beber AGUA y con el sabor de MI PROPIA SALIVA. Es decir: me daba asco el mundo conocido y yo misma, que soy parte del mundo conocido. 


SOLUCIONES A LAS NÁUSEAS

Spoiler: no hay solución

Probé todos los trucos habidos y por haber y nada, así que pasé a la aceptación y me tatué en el brain el mantra: esto a las 11 o 12 semanas se te pasa, María del Carmen (es importante decirse el nombre completo a una misma, para dar énfasis). Efectiviwonder se han pasado, y ahora el mundo me parece un lugar mejor, y el cielo es más azul e incluso, a veces, tengo eso que ya casi no recordaba: un hambre que da calambre. 

Retomando la indignación con la que he empezado este post, decir que lo de "mañaneras" será para algunas, porque yo he tenido náuseas y ascos y fatigas y demás cosas preciosas durante TODO EL DÍA, menos el ratico de dormir, gracias al cual me he mantenido cuerda. 

Al habla la "hormona humana": ya fuera de bromas os aseguro que las he pasao un poco putillas. No quiero imaginarme cómo será para esas mamis que tienen situaciones verdaderamente complicadas en el embarazo. Mi admiración por el aguante y mi cariño supremo para todas ellas. ¡Bravas!

¿Cómo fue tu embarazo? ¿Muchos ascos? ¿Ninguno? En serio, ¿ninguno? Qué suertuda... ¿Tuviste náuseas matutinas o eran también a lo loco en cualquier momento del día? ¿Cuándo se te pasó?

Besitos de madre en la semana 12


36 comentarios :

  1. Yo tuve náuseas todo el embarazo, me daba asco todo! No podía ni beber agua, también me daban asco ciertas personas y situaciones, hasta programas de televisión...ni matutinas ni leches todo el día y la noche porque tenía insomnio. Además me dió un cólico al riñón y una infección. Me da pánico el embarazo... jeje. Me planto con este. Menos mal que el parto fue visto y no visto. Todo va a salir bien, mucho ánimo. Besos :-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, por favor, cómo me ha gustado tu comentario con lo de "hasta programas de televisión", porque a mi me ha pasado con cosas que no son comida ni olores... era como que la "idea de" me daba ascos... En fin, el cerebro humano, que es la monda. Y para más casualidades también he tenido un cólico entre medias, pero no de riñón. Me quedo con que tu parto fue gloria bendita, que me interesa que en eso también coincidamos, jajaja. Un besote!

      Eliminar
  2. Ay, maja, en mi primer embarazo lo pasaba fatal entrando en el baño de la oficina, a cualquier hora del día... y por las mañanas, bueno, regularcillo, pero soportable. En el segundo, sobre todo y por encima de todas las cosas, me repugnaba el olor de mi coche (que era nuevo, para más bemoles)... ir al trabajo por la mañana y volver por la tarde era un infierno. La suerte o el infortunio, que ya no lo sé, hicieron que lo cambiara (se averió 6 veces en 6 meses, vaya tela) y con el nuevo no tuve ningún problema de olores... probablemente porque ya se me había pasado el momento de las náuseas, pero aunque hayan pasado 7 años, recuerdo ese coche y se me revuelve el estómago :S

    ¡Ánimo, Mamen, y ánimo a todas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, hermosura! Es bestial lo de la memoria olfativa y más con los ascos del embarazo: se le queda a una tatuado en el cerebro forevah! Yo en el otro embarazo tenía un ambientador en el coche que ya un día al montarme lo arranqué y tiré a la basura. Me acuerdo de él y siento morir mi alma, jajaja.

      Eliminar
  3. Buenas! yo tuve náuseas los dos primeros trimestres, todo me daba asco, acababa rociando pañuelos con mi colonia fresquita para ponermelo en la nariz cuando caminaba por la calle y para colmo, mi marido fumaba y lo perseguía con el frebezze de los olores y echaba en todos los sitios conforme se levantara del sitio, jajaja! El pobre dejo de fumar, eso o yo me fugaba de casa, jajaja!! Y en el ultimo trimestre los maravillosos ardores, asi que en estado de gracia nada, me tenia muy frita mi estado, jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, y menos mal que la colonia no te daba asco! Yo tuve que hacer eso con la ropa, y eso, menos mal que la colonia infantil la toleraba!!! Y lo del tabaco... puaj, es que no puedo!
      Ains,los ardores... Así estoy ahora, espero que se pasen! jejeje
      Un besote, Elena!

      Eliminar
  4. Pues lo mío no fueron nauseas, yo lo definiría más como vómitos indiscriminados con limitación horaria. Es decir, cada día de mis cuatro primeros meses de embarazo vomitaba entre las 19 y las 00:00 horas, alguna vez más tarde de las doce imagino q también si no estaba dormida! Aversión a comidas no, pero a cualquier producto bienoliente si, champú, gel, detergente y suavizante de la ropa (podía oler el de la vecina si ella abría la lavadora (hechos reales, mi amiga no daba crédito!). Sin embargo podía estar con la puerta del patio abierta con toda la casa con olor de basura al sol en el mes de agosto y ni inmutarme, ni detectarlo! Q raruno es el cuerpo femenino embarazado!!! Y la Coca-Cola a la cual era hiperadicta, al verla tan negra me daba manias, tres años y un chorro de meses después sigo sin beber!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ay, me encanta tu nariz selectiva e inmune a las pestilencias! Mira, casi mejor, eso que te ahorraste, porque si además de a lo que olía bien te llega a dar asco lo que huele mal... apaga y vámonos! (Me creo totalmente lo de la lavadora, es que es mortal lo del olfato)

      Eliminar
  5. Uffff No sabes como me suena. Aquí una que ni cariban ni leches y estaba pariendo y vomitando Ahhhhhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pariendo y vomitando???!! Ay, madre, pobre mía! De verdad, me parece de heroína aguantar tantos meses así, me da ganas de abrazarte! jajaja

      Eliminar
  6. Anónimo = Marta (en este caso) ;)
    Yo tuve nauseas y vómitos y ascos hasta la semana 12, a todas las horas del día. Se me fueron yendo poco a poco, excepto el asco al ajo que se quedó conmigo todo el embarazo (tuve los ajos metidos en un tupper hermético, dicho tupper en una bolsa anudada y dicha bolsa en el balcón.. y aún así puf!)
    Durante la semana 13 parecía que todo volvía a la normalidad, pero no... A partir de la semana 14 comenzaron los ardores y la acidez, comiera lo que comiera y sin remedio que me sirviera, hasta el día del parto. Así que la comida del hospital me supo a gloria bendita!
    Enhorabuena por ese embarazo tuyo y que vaya todo genial! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marta! Mira, tal cual lo cuentas tal cual estoy: dejé atrás las náuseas pero desde hace unos días vivo en el festival de la acidez. También he de decir que he comido regular (quicir, cosas que así fácilmente digeribles no son), así que espero que portándome bien a partir de hoy la cosa mejore, jejeje.
      Besico!!!
      PD: a mi en el parto del peque la comida también me supo a gloria, porque la verdad es que no estaba mala, y porque llevaba sin comer un día entero! Me hubiera comido la pintura de la pared si me dejan, vamos, jajaja

      Eliminar
  7. Las mías en el primer embarazo fueron de órdago, duraban todo el día y me impedían casi comer. Tuve que estar con primperan cada 8 horas hasta la semana 15 o así y me dejé 5 kg en el camino. En El Segundo embarazo que me ocupa también las he tenido las primeras semanas y un poco peor por las tardes noches, pero apenas he vomitado y la pérdida se ha quedado solo en 2 kg. Si que es cierto que me daba asco absolutamente todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, qué faena! Y encima una tiene que seguir con la vida y haciendo cosas... Menos mal que tarde o temprano se pasa, ¿verdad?

      Eliminar
  8. Mal de muchos ya se sabe...pero en estos momentos de mi vida, con 8 semanas de gestación y con una angustia vital que quita el sentío ni ganas de comunicar el embarazo tengo, y eso que es buscado fruto del amor y viene cuando tiene q venir, pero me encuentro tan mal que tengo el ánimo por el suelo. No puedo ni dedicarle tiempo de calidad a mi peque, q hasta me falta el aliento para hablar. Con mi niña hasta la noche de antes de romper aguas tomé Cariban, pero bueno, con los meses se fueron atenuando «algo» ahora ya voy por las 4 pastillas diarias y las de jengibre...y a 20€ la caja no quiero ni sacar cuentas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, madreeeee, cómo te entiendo! Cuando te encuentras tan mal físicamente se nota en lo anímico, y la vida cuesta más, todo cuesta más, ¿verdad? Y la de cosas que piensa una... Muchos ánimos, hermosura, que ya queda menos (no sabemos cuánto menos, pero menos). Y no calcules la pasta, que da vértigo!!!
      Un besote!

      Eliminar
  9. Ayy como te entiendo... yo tuve el premio gordo, porque no hacía más que repetirme que en la semana 11 o 12 se pararían y llegó y nada, entonces la gente me decía hasta los 6 meses y también llegaron y nada... así hasta el mismito día que me puse de parto que devolví los macarrones que me comí.... Y nada de matutinas... luego ya se juntaron con mi amiga la acidez y pá morir por Dios!!

    Si tengo otro, espero que me toque de los buenos buenos, esos que dicen que pasas los 9 meses entre nubes de algodón jajaja

    Un besazo y ánimo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juer, es que llegar a los 9 meses con los vómitos debe ser de traca! Mira, a lo mejor el karma se enrolla y tienes un embarazo de esos que dices, de estar estupenda desde el día uno al último (¿cómo será eso?).
      Un besote grande, Myriam!

      Eliminar
  10. Buf, yo con El Santo primer trimestre largo. De hecho potar, potar empecé justo en la semana 12 curiosamente. Y antes hambres y sacos que sólo se me quitaban comiendo. Con El Nuevo, todo el embarazo. Pensaba, ilusa de mí, que cuando pasaran unos meses, cuando pasara el calor... pero iba a ser cuando pariera. Y así fue. Una acidez-ardor-naúsea diaria, mínimo mañana y noche. Me he encontrado mal el 95% de los días. Un mojón. Ahora, 4 días antes de nacer el pollo empezaron a remitir todas las molestias y hasta hoy. Ánimo guapa, que lo peor ya ha pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, pobre mía. Me pasaba como a ti, que comiendo, pero justa y exclusivamente el rato de estar masticando, se me pasaba el malestar. Un milisegundo después a la mierda, todo mal, jajaja. Ahora ando con acidez, pero a lo mejor es porque he comido regular y claro, al no tener vesícula pues... Bueno, con esto me consuelo, a ver si es pasajero! ;)

      Eliminar
  11. Mi primer embarazo, apenas me enteré, algún mareillo y poca cosa más... Ilusa, vino el segundo embarazo y con él, el batallón de infantería marítimo, dios! Que cosa más horrible, hasta el octavo mes fui en barca, todo el día mareada y con la sensación de que lo iba a echar todo en cero coma. Y luego vino el tercer embarazo... Batallón de infantería marítimo y submarino, las náuseas y el mareo no cesaron hasta las 22 semanas, y durante todo el día, me acostaba mareada, dormía mareada y me levantaba mareada. Por suerte todo pasa! Ánimo!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, un in crescendo del mal! Y encima con dos niños a las espaldas que requieren de cuidados y esas cosas, y tú ahí, en el barco! Menos mal, como dices, que todo pasa... y que el cerebro olvida, porque si no más de una no volvía a meterse en esto de la maternidad, jejeje.
      Un besote!

      Eliminar
  12. Yo venía a decir que ninguno en ninguno de los 2 embarazos, pero si eso ya me callo y me voy a incordiar a otra parte :P ¡Venga, que todo pasará!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaa No, mujer, que con esto das esperanzas a las que están pensándoselo o a punto de... A las demás solo nos das envidia, de la mala. jajajaja Un besote, hermosa suertuda! ;)

      Eliminar
  13. A mi me daban muy fuertes por la tarde-noche. Adelgacé bastante en vez de coger peso, porque la mitad del día era incapaz de comer. De hecho, esa tempirada estuve llamando al bebé "parásito" jaja! Ay, ahora me río pero qué mala madre fui... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Empatizo totalmente con el uso del concepto "parásito" jajajaja Ni mala madre ni ná, es que esto la deja a una fritanga el alma!

      Eliminar
  14. Ascos al agua y a la propia saliva, Dios. Yo mejor no cuento mis embarazos, que la envidia es muy mala y no quiero que nadie me haga vudú :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaa Os leo a las que habéis tenido embarazos marvelous y... no, no os odio, pero... ¡qué suerte habéis tenido, carajo! jajaja

      Eliminar
  15. "esto a las 11 o 12 semanas se te pasa, María del Carmen" :D :D :D me parrrrto!!!!. Yo he sido de las suertudas que no he tenido ni nauseas ni ná de ná, eso sí superpoderes como yo los llamo (lo del olfato y demás) sí!. Muchos besos. Tu-muy-mejor-fan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Ay, amiga, qué te digo... ¡suertuda! Has tenido solo la parte "no chunga", jodía! jajaja Un besote con envidia.

      Eliminar
  16. Felicidades! Leía tu blog pero nunca había comentado, yo ahora estoy en la semana 33 del segundo, y buf has descrito mis primeros meses, es q tal cual, asco al agua y la saliva, un horror, yo solo pude tomar agua de una marca q ni venden cerca y solo en botella transparente nada de azul! Ya ves... Y abrir la nevera por la mañana esos olores, buf arcada al canto. Y el tabaco, colonias, ... ah y de matutinas nada, todo el dia. Igual le digo al papá q lea este post para q vea q no exageraba!! Bueno muchas felicidades!! Muy valiente por animarte con el segundo! Cuando te enteras sigue siendo otra vez esa sensación de lanzarte al vacío q yo creía q ya no sería igual!. Mucho ánimo. Begoña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Begoña! Lo primero muchas gracias por comentar! Lo segundo: enhorabuena!!!!! Y lo tercero: menos mal que no me pasaba solo a mi lo de las marcas de agua!!!! Qué bien que lo has contado, jajaja. Es que era así, determinadas marcas eran ya la muerte total... otras, bueno, estando muy muy fría me las podía beber.
      Un besico gordo y ánimo con esta recta final!
      PD: Espero que ya que te has lanzado comentes vas veces! ;)

      Eliminar
  17. Aquí una seguidora en la sombra escribiendo por primera vez :)
    En mis dos embarazos he tenido náuseas galopantes y mal cuerpo 24/7 hasta la semana 14 aproximadamente. El tema del olfato era tan heavy para una anosmica (falta de olfato) como yo, que no he necesitado predictor para saber que estaba embarazada, no te digo más jeje...
    Ánimo y enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien! Qué guay cuando salís de las sombras! jajaja
      ¡¡¡Pero qué me cuentas!!! ¿En serio el embarazo modifica una anosmia? Madre mía, sí que tienen poderío las hormonas, sí. O_o
      Un besote grande, y mil gracias por comentar!

      Eliminar
  18. Ay amiga, que mal se pasa con las náuseas...Yo tuve más que náuseas ascos, y tooooodo me daba asco! Nos fuimos de viaje a Japón estando embarazada, y en mitad de las calles de Tokyo todo, absolutamente todo me daba ganas de vomitar, y encima no encontraba papeleras por la calle...Lo pasé muy, muy mal. Desde entonces, el sushi no me apetece mucho...

    ResponderEliminar
  19. 8+5
    Yo pienso en brócoli, y vomito
    Yo veo brócoli, y vomito
    Yo huelo el brócoli, y vomito
    XD
    Era mi fucking verdura favorita, ¿vale? Esto es muy serio.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...