martes, 31 de octubre de 2017

Halloween: tres historias de terror... de padres

Esta noche se celebra Halloween, una festividad que ha venido a complicarnos la vida obligándonos a comprar o a hacer otro disfraz más al año ha llegado para quedarse. No sé qué relación tenéis vosotras con esta fiesta, pero yo he pasado por tres estadios en relación a ella in my life: 
  1. Adolescente/Jovenssssita: ¿Fiesta? ¿De disfraces? ¿Y de temática de terror? ¿Dónde hay que apuntarse, oiga? Me hubiera dado igual que se llamara Sponkigüini y se celebrara a mediados de mayo, el plan tenía todos los ingredientes que una criatura alegre y básicamente compuesta de hormonas teen necesitaba. 
  2. Hola, treintena: aquí la cosa va cuesta abajo y sin frenos y Halloween pierde enteros estrellándose de bruces frente a un muro inquebrantable: mi sofá y mi tele. 
  3. Soy madre, ya no controlo mi vida: con la llegada de los hijos una acepta que va a comerse un montón de marrones pasar sí o sí por algunas cosas. Pero la verdad es que no cuesta porque, y ruego se me permita la caída de baba hormonal, ver cómo se lo pasan de bien los peques hace que todo mole un montón. (No admito quejas sobre este punto, estoy tierna y ya está, es mi derecho como embarazada.) 
Total, que esto, como la Navidad (al menos en nuestro caso) es algo que ha revivido gracias a ser papis. Peeeeeeeeeeeero con sus cambios, porque yo al menos a día de hoy soy absolutamente incapaz de ver películas de terror, especialmente si salen niños en ellas. No puedo, es que no puedo, y eso que yo era de las que iba al Festival de cine fantástico de Málaga con brillo en los ojos a ver la última de mi primo George A. Romero o lo que encartase. 

¿Os pasa? ¿Habéis desarrollado intolerancia al terror tras la paternidad? Bueno, quizá intolerancia no sea la palabra, quizá más bien es que ahora nuestros miedos son otros, ¿verdad? Y no, no me refiero a que les suceda algo a nuestros retoños (eso más que miedo es pánico), me refiero más bien a que hay cositas que antes ni nos planteábamos ni nos afectaban y ahora pueden llevarnos de cabeza al microinfarto.

Te cuento tres historias breves de terror paternal que harán que se te pongan los pelillos de punta, hasta los de las piernas (y mira que eso es difícil, porque no te los has depilado desde agosto y tienen un grosor y un largo que da gloria verlos).


LA PREGUNTA

El terror puede llegar cuando menos te lo esperas, unas pocas palabras pueden hacer que hasta los más valientes padres y madres tiemblen. Estás tan ricamente en tu casa un domingo por la tarde. Todo parece tranquilo... demasiado tranquilo quizá. Entonces tu hijo, que hasta ese momento ha estado jugando solo (¡milagro!), aparece ante vosotros y os hace LA pregunta: Papá, mamá, ¿dónde están mis dibujos y las cosas que he hecho en el cole? 


SILENCIO

Octubre. En tu pueblo. Una madre decide levantarse temprano para poder desayunar como las personas tranquilamente. Se pone la alarma, hoy eso no le molesta (total, lleva desde que es madre sin necesitar despertador gracias a sus retoños) y a la primera nota, al primer sonido reacciona rauda y o apaga: no vaya a despertarse nadie, por favor.

Tranquila, sin prisa pero alerta, prepara café, tostadas y un yogur con un poco de fruta. Sentada en la mesa de la cocina se queda absorta leyendo un montón de chorradas en Twitter las noticias. El café hace efecto y la joven madre se dirige que se las pela al baño. Todo está en calma. Todos duermen.

Ella aprovecha para seguir mirando tontás en Facebook las noticias cuando un extraño sonido la saca de su estado de concentración. ¿Qué ha sido eso? Bah, seguro que no es nada, piensa ella. Pero no pasan ni dos segundos cuando un nuevo y desconcertante ruido rompe el silencio mañanero.

Tímidamente, aún sentada en el WC, con las bragas (y la dignidad) por los tobillos, abre la puerta del baño para asegurarse de que todo está bien.

Silencio. El más absoluto silencio reina en su casa. Están todos dormidos, jejeje, qué bien, otro ratito para mi... Se dispone a cerrar la puerta del baño pero antes de que la puerta encaje definitivamente en el marco una sombra, un ente, un ser en forma de manita se interpone impidiéndolo. Mami, ¿qué hasssse? ¿Estás haciendo caca? Yo me hago caca. Y tengo hambre. Ella lo sabe: todo ha acabado.



MICROCUENTO


(Avertencia: estas doce palabras pueden provocar que te hagas caquita encima.)

Te han añadido al grupo de whatsapp de los padres del cole.

Ahí lo llevas. Grita si ves que lo necesitas. Terror. Y del bueno. Pero para terror...






Sí, los padres también tenemos pesadillas... y no pocas, oye.

¿Hay algo que te de especial pavor ahora que eres madre? ¿Te ha llegado ya el whatsapp de los piojos? 

Besitos de madre halloweenera. Muajajaja. 

10 comentarios :

  1. YO era de las que iban a maratones de cine de terror y ahora oye, nada de nada, que blandurria me han dejado los partos (por dentro y por fuera).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es increíble, ¿verdad? ¿Qué tendrá la maternidad que nos hace insoportable el terror? Me fascina esto...

      Eliminar
  2. Aaaayyy , sí en lo de los piojos le has dado...Me dan auténtico pavor, porque creo que me voy a morir del asco...jajajajaja. Como yo soy de las madres coñazo a las que les gusta disfrazarse, pues mira...tan contenta que estoy con esto de que se celebre Halloween!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ay, que te acabo de leer en Twitter... Espero que tu peque se libre, ¡guapa!
      PD: Disfrazarse mola todo en verdad (pero me gusta hacerlo con tiempo porque soy una perfeccionista y detallista disfracil de cuidado). Este año con el bombo paso de todo, aunque de preñi zombie siempre he querido ir jajaja

      Eliminar
  3. Qué descanso saber que no soy la única que no tolera el terror/violencia en el cine desde que sou madre! Y era absoluta fanática del cine de terror! Ahora sólo puedo verlas sí sé de buena mano que ningún bebé/niño-a sale mal parado! Vaya, que ver IT ni de coña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Montemos un club de "antes me gustaba el terror, ¿qué me ha pasado?" jajaja
      It ni de coña, no. No recuerdo de cuál era el trailer que vi el otro día pero ya con eso me puse mala... ¿Por qué niños en las pelis de terror? ¿Por qué no nos quedamos solo con adolescentes confusos que están ya más hechitos? jajaja

      Eliminar
  4. Los piojos! Ese si es de terror, pero más de terror es el mensaje notificando el disfraz que va a usar tu hijo para el próximo festival, ahí es cuando enloquecemos todas, unas porque quisieran que Chanel les hiciera el disfraz y otras porque preferimos algo súper sencillo hecho en casa. Y ahí es cuando el chat se vuelve de terror y mejor apagas las notificaciones. Y así es como empieza una gran película de terror llamada Festival del Día de las Madres

    ResponderEliminar
  5. Madre mía! Yo q me pasé la recta final del embarazo viendo "Crímenes imperfectos" y q me pegaba el día viendo Bones y series por el estilo, me he pegado tres anos sin ver nada de eso, ni los telediarios ni na ni na! Ahora estoy empezando a tolerar nuevamente The Walking Dead q me encantaba y he estado anos sin verla! Y lo de los piojos .... Me pica solo de pensarlo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aññññoooooos leches!!! Este es otro terror! Si se emplea mucho más la palabra años xq me la cambia siempreeeeeeeee!!!!!

      Eliminar
  6. Que gracia me ha hecho, has dado en el clavo con los piojos!!! terror me dan!!! ya me está picando la cabeza! Sólo me ha llegado mensajes de piojos pero eran otros cursos del cole, por ahora no ha llegado al curso de mi peque (3 años), pero ahí nos vimos con la soga al cuello! Yo no lo veía tan común coger piojos, porque yo nunca tuve, pero por lo que veo han mejorado la raza y ahí siguen con fuerza. Un saludo!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...